Economía

Temer apunta a reforma fiscal gradual en Brasil

En caso de la salida de Dilma Rousseff, Michel Temer sería el presidente de Brasil y su gobierno se enfocaría en atraer capital privado hacia la infraestructura, las obras públicas y en el sector energético.
Reuters
13 abril 2016 19:35 Última actualización 13 abril 2016 19:54
Michel Temer, vicepresidente de Brasil. (Bloomberg)

Michel Temer, vicepresidente de Brasil. (Bloomberg)

BRASILIA.- El reequilibrio de las empobrecidas cuentas públicas de Brasil se realizaría de manera gradual y acompañado de políticas que creen empleos y aumenten los ingresos bajo un posible gobierno del vicepresidente Michel Temer, reveló su máximo asesor económico.

Temer podría convertirse en el nuevo líder de la mayor economía de América Latina en las próximas semanas, debido a que un creciente número de legisladores descontentos buscan impugnar a la presidenta Dilma Rousseff bajo acusaciones de que violó leyes presupuestarias.

Wellington Moreira Franco, hombre de confianza de Temer y coordinador del plan económico de su partido, aseguró que uno de los mayores desafíos de una posible administración sería apuntalar las finanzas del país.


"Ese reequilibrio fiscal deberá ser acompañado con incentivos para generar empleos y aumentar los ingresos", dijo Franco en las oficinas del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) en el Congreso.

"Tiene que ser un ajuste gradual (...) si no, se arriesga a sofocar a la población", agregó.

Muchos inversores han estado apostando a un agresivo plan de austeridad para volver a ganar la calificación de grado de inversión si Temer llega a la presidencia.

Un eventual gobierno de Temer se enfocaría en atraer capital privado hacia la infraestructura, las obras públicas y en el sector de petróleo y gas, aseguró Franco, ex gobernador del estado de Río de Janeiro y hasta el año pasado ministro de Aviación de Rousseff.

Franco dijo que Temer impulsaría las concesiones en viviendas públicas, los servicios de salud básicos y transporte urbano, ofreciéndole también a los inversores mejores términos sobre dichos proyectos, evitando los errores de la administración de Rousseff que quería una tasa de rentabilidad interna más baja.

"Tendremos más concesiones con normas claras y sin ideología", dijo Franco, agregando que el gobierno también buscaría llevar adelante emprendimientos conjuntos con inversionistas.

Rousseff, una economista de izquierda a cuyas políticas intervencionistas se atribuye parte de la culpa por la caída de la que fue una economía en auge, está perdiendo la batalla para evitar un juicio político en una votación el domingo en la Cámara de Diputados, dijeron legisladores.

: