Economía

Superdólar, síntoma de que la economía de EU ha mejorado: analistas

Analistas esperan que el crecimiento y las condiciones que propician el crecimiento económico de EU sigan mejorando en el futuro previsible, siempre y cuando no surja algún fenómeno negativo impredecible.
Clara Zepeda
11 agosto 2015 11:30 Última actualización 11 agosto 2015 11:44
Dólar

(Bloomberg)

Justo cuando se cumplen ocho años desde que se evidenció la crisis hipotecaria “subprime” en Estados Unidos, el “superdólar” prueba que el epicentro de la peor crisis financiera internacional desde la “Gran Depresión” tiene las mejores condiciones y la mejor perspectiva económica en este momento a nivel mundial.

Ocho años han transcurrido de aquel 8 de agosto de 2007, cuando BNP Paribas congeló tres fondos de inversión, ante los problemas de liquidez provocados por el sector hipotecario de Estados Unidos, por lo que la Reserva Federal (Fed) tuvo que inyectar ese mismo día 100 mil millones de dólares para garantizar la liquidez del sistema financiero.

Este evento marcó el comienzo de una escalada de eventos que alcanzó un punto cúlmine con la caída del banco de inversión Lehman Brothers.

“En el último año, que es más o menos el período de tiempo que ha tomado este gran movimiento en las monedas mundiales, las condiciones de Estados Unidos han mejorado claramente (…) lo más probable es que el crecimiento y las condiciones que lo propician, sigan mejorando en el futuro previsible, siempre y cuando no surja algún fenómeno negativo impredecible, de esos que llaman cisnes negros”, asegura Patricia Berry, directora de Investigación y Análisis de Intercam Casa de Bolsa.

El dólar, medido a través del Índice del Dólar, DXY, (la divisa estadounidense frente a una canasta de monedas de sus principales socios comerciales --euro, yen, libra esterlina, dólar canadiense, corona sueca y franco suizo--) abrió el año 2014 en 80 puntos. Registró su mínimo a la mitad de mayo de 2015 en 79 unidades, y de ahí subió casi sin parar hasta 100 en marzo pasado.

De marzo a mayo del presente año se debilitó hasta 93 puntos, y desde entonces se ha recuperado para rondar 98 unidades actualmente.

“Un inversionista decide comprar una moneda, y no otras, porque corresponde con una economía que goza de mejores condiciones que las demás: mejores perspectivas de crecimiento, bajo riesgo de deterioro, tasas de interés relativamente más altas, mercados más líquidos, entre otros”, explica Rubén Domínguez, analista de GACS, Consultores Financieros.

El crecimiento de Estados Unidos ha venido mejorando y 2.5 por ciento parece ser el ritmo sostenible por ahora. El mercado laboral se ha recuperado consistentemente y se acerca a pleno empleo, mientras que los salarios comienzan a responder al alza.

El sector residencial estadounidense va cobrando fuerza. El consumo es el motor principal del crecimiento. La industria y la inversión no se han comportado a la par, en buena medida por el desplome de los precios del petróleo y el daño que le provocó a ese sector en particular. La inflación, por otro lado, sigue baja, aunque ya no en riesgo de caer en deflación.

Así, “el nivel de la tasa actual de cero corresponde con una condición de crisis y ésta ya fue superada, por lo que la Reserva Federal (Fed) querrá comenzar el ciclo de alza este septiembre que además es anticipado por el mercado y los economistas. Aunque la Fed habla de subir el rango para la tasa, consideramos que en septiembre sólo fijará la tasa en la parte alta del rango, en 0.25 por ciento para de ahí moverse en incrementos de 25 puntos base y cerrar 2015 en 0.50 por ciento”, describe Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado de Finamex.

Pasando el alza de la tasa de la Fed vendrá la discriminación y el peso podrá ir tomando el nivel que merece, prevén analistas económicos.