Economía

Sugieren aplicar Ley de disciplina para agosto

La aprobación de la Ley de Disciplina Financiera para Estados y Municipios debe ser publicada a más tardar en agosto, de acuerdo con Fitch Ratings, puesto que así cuando los estados comiencen a elaborar sus presupuestos de 2017, puedan aplicar esta nueva ley.
Dainzú Patiño
30 marzo 2016 22:42 Última actualización 31 marzo 2016 5:5
Veracruz

La Ley de Disciplina Financiera debería ser aprobada en agosto, señala Fitch Ratings. (Bloomberg)

La aprobación de Ley de Disciplina Financiera para Estados y Municipios en el Congreso muestra un signo positivo en el camino de que las entidades federativas tengan un mejor manejo de sus finanzas públicas, señaló Manuel Kinto, analista líder en Fitch Ratings.

Sin embargo, para que ésta se cumpla falta la emisión del reglamento por parte de la Secretaría de Hacienda, el cual debe ser publicado en el corto plazo, para que a más tardar en agosto, cuando los estados comienzan a diseñar sus presupuestos de 2017, puedan ya aplicar la nueva Ley, misma que limita la adquisición de deuda pública para proyectos de inversión, y ya no para el pago de gasto corriente.

La necesidad cobra mayor urgencia por la situación que enfrentan y enfrentarán los estados por un menor dinamismo en las transferencias de recursos federales, a través de las participaciones y aportaciones, explicó Kinto.

estados endeudados

Adicionalmente, debe considerarse que 2017 será un año más complicado para los estados, pues la entrega de recursos federales se da considerando los factores como el crecimiento económico y la contribución en la recaudación federal, pero de dos años atrás.

PRESIONES PARA 2017
En 2016 se estarán dando los recursos acorde a las cifras de los estados de 2014, en esta año aún no se resentían tanto los efectos por la baja en el precio del petróleo.

Pero en 2015, año que será base para las entregas en 2017, ya se vieron las repercusiones, consideró el especialista de Fitch en entrevista con El Financiero.

Cabe destacar que la aprobación de esta Ley le representa a los estados un freno para la deuda con proveedores, la cual se clasifica dentro de los pasivos de corto plazo.

De acuerdo con la Ley, los estados no podrán reestructurar su deuda, es decir que la que tienen a corto plazo no la podrán cambiar por deuda de largo plazo, un factor que hasta la fecha, ha incentivado el crecimiento de los compromisos financieros de las entidades federativas. Sumaron las obligaciones financieras de los estados al cierre de 2015.