Economía

Solo una mina ha cerrado por condiciones de inseguridad: SE

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, precisó que la única mina que ha declarado su cierre temporal por condiciones de seguridad se ubica en Guerrero, de donde se extraen metales preciosos.
Marcela Ojeda
16 abril 2015 13:14 Última actualización 16 abril 2015 13:14
Ildefonso Guajardo, secretario de Economía

Ildefonso Guajardo, secretario de Economía. (Edgar López)

CIUDAD DE MÉXICO.- Solamente una mina del estado de Guerrero donde se extraen metales preciosos, ha declarado su cierre temporal hasta que las condiciones de seguridad se estabilicen, manifestó el Secretario de Economía (SE), Ildefonso Guajardo Villarreal.

“Tenemos información directa de los propietarios de la concesión de la mina. (…) Es el único caso (de cierre del) que tenemos conocimiento, específicamente en función de que no existían condiciones para seguir operando.

“Es una mina ubicada en la zona difícil de Guerrero, con un potencial muy importante, pues estaba invirtiendo a un ritmo muy alto de 200 millones de dólares por trimestre para llegar al punto de producción. Trabajaba muy estrechamente con la comunidad, y los directivos tratarán de mantener adelante su inversión”, añadió.

El funcionario destacó que en función de un mapeo por tipo de problemática en diferentes sectores y entidades del país, se detectó que en Michoacán el principal problema dentro del ramo minero está en algunas minas de tamaño mediano, y específicamente se trata del control de la comercialización de mineral de hierro.

“Aquí no estamos hablando de metales preciosos, sino de la extracción clandestina de mineral de hierro en condiciones fraudulentas, porque además estaba saliendo utilizando permisos falsos y era movilizado por grupos delictivos que lo enviaban a Asia de manera ilegal”.

Detalló que el principal problema en Coahuila tiene que ver más con las condiciones laborales en la explotación de las minas de carbón, que con acciones del crimen organizado en sí, y agregó que dichas condiciones se tienen que monitorear.

Dijo que ahí está el tema de la explotación con la técnica de pocitos, donde los trabajadores que la llevan a cabo exponen sus vidas, pero muchas de las minas de carbón en Coahuila operan así, al margen de la ley, por los altos salarios que pagan.

“Ahí el tema es controlar la comercialización. La mayor parte de este producto se vende a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y estamos en pláticas con su director, Enrique Ochoa Reza, para que en las compras de carbón que haga para el sector, se apliquen pre-condiciones de origen para evitar los incentivos en las operaciones de este tipo que ponen en riesgo la vida de los trabajadores”.

En entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, Guajardo Villarreal rechazó que las recientes reuniones que ha tenido con representantes del sector minero para elaborar estrategias de seguridad sean en respuesta a lo que el director general de McEwen Mining, Rob McEwen dijo a la prensa canadiense, de que compañías mineras, principalmente en Sinaloa, piden permiso al crimen organizado para poder explorar.

Dijo que las convocatorias para las dos reuniones llevadas a cabo se hicieron antes de que el también presidente de McEwen Mining hiciera tales declaraciones, y que ambas derivan de un grupo de trabajo que el presidente Enrique Peña Nieto instruyó a hacer entre la Secretaría de Gobernación y la Secretaría de Economía.

“Son reuniones estratégicas por sectores productivos con el Comisionado General de la Policía Federal, Enrique Francisco Galindo Ceballos, y con el jefe de división de la Gendarmería Nacional, Manelich Castilla Craviotto, que iniciaron desde el tema de seguridad en la distribución y abastecimiento de alimentos y bebidas en Iguala.

Al respecto cabe recordar que la labor de la Gendarmería parte del análisis de indicadores económicos y de seguridad pública para actuar donde la delincuencia ponga en riesgo el ciclo económico y los sectores productivos, como en los casos del turismo en Acapulco; la petroquímica en Tamaulipas; la producción de aguacate y limón en Michoacán, y ahora la minería en entidades como Guerrero, Zacatecas, Coahuila y Sinaloa.

“La fecha de la segunda convocatoria fue el 7 de abril, y continuamos la reunión con el sector minero para coordinarnos en las áreas de más alta afectación”, precisó.

Por otra parte detalló que uno de los casos observados en los momentos difíciles de Michoacán fue la contundente penetración del crimen organizado en la extracción ilegal de minerales.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT), la SE y el Puerto de Lázaro Cárdenas establecieron mecanismos de verificación, tanto del origen del mineral como de la existencia de una concesión, y de que los propietarios legalmente establecidos son los que están explotando la mina.

“Ahí se tuvo el control para poder disminuir el movimiento ilegal del mineral de hierro que se dirigía a Asia, cuando la economía china estaba creciendo y demandando mucho de este mineral.

“Ahora ha habido en los mercados una tremenda caída en los precios del mineral de hierro por la desaceleración de China, lo que de alguna manera también ha favorecido que ese movimiento ilegal se haya atenuado”, indicó.

Por otra parte, el titular de la SE manifestó que sin duda, el sector minero mexicano tiene ventajas respecto a otros países, ya que se ubica en el Top Ten de los principales productores mineros a nivel mundial, “y creo que el país tiene un gran potencial”.

También habló de las relativamente nuevas disposiciones fiscales, y dijo que resuelven un problema de fondo que se tenía desde hace mucho tiempo, que cuando una inversión minera llegaba a un estado, a una comunidad, no había beneficios para ellos, y se generaba un rechazo.

“El cambio fiscal obliga a distribuir el 80 por ciento de estos beneficios a las comunidades a través de la creación de consejos, y sin duda eso será un elemento que dará estabilidad al sector minero, el cual genera una importante cantidad de empleos en el país”.