Economía

Sofomes deben mejorar prevención de lavado de dinero: CNBV

Aunque actualmente 90% de las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple agremiadas a la Asofom cuentan con cumplimientos normativos, se debe continuar trabajando en mejorar los procesos de cumplimiento de prevención, dijo Iván Alemán, vicepresidente de Supervisión de Procesos Preventivos de la CNBV.
Jeanette Leyva/Enviada
11 septiembre 2015 12:23 Última actualización 11 septiembre 2015 13:46
[Destacó que para lograr esta meta, es fundamental la participación de las sofomes./Bloomberg] 

[Destacó que para lograr esta meta, es fundamental la participación de las sofomes./Bloomberg]

Las sociedades financieras de objeto múltiple (Sofomes) deben continuar trabajando en mejorar sus procesos de cumplimiento de prevención de lavado de dinero para generar confianza y obtener beneficios tangibles de ello.

Autoridades financieras coincidieron que un número importante de sofomes actualmente activas, y sobretodo pertenecientes a la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Asofom) han trabajado en cumplir la regulación tanto de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en materia de prevención de lavado de dinero, así como con la emitida por la Comisión Nacional de Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Iván Alemán, vicepresidente de Supervisión de Procesos Preventivos de la CNBV, recordó que 2013, los niveles de incumplimiento en materia de lavado de dinero estaban al 60 por ciento, un nivel “altísimo”. Hoy dijo los agremiados de Asofom cuentan con cumplimientos normativos de 90 por ciento.

En el marco de la Novena Convención Nacional ASOFOM que reúne a los principales entidades del sector, Alemán Loza, dijo que trabajan en tener adecuados procesos preventivos en materia de lavado de dinero ya que eso protege a los usuarios de todo el sistema financiero mexicano.

Sin duda, estimó el trabajo no ha sido menor ya que hace un año había nueva regulación, pero eso permitió que salieran las entidades que no tenían que estar operando en el mercado, y se han quedado las Sofomes “que tienen la capacidad, las cualidades y los engranajes en materia de lavado de dinero para poder seguir operando”.