Economía

Sindicato de Pemex,
lejos de arreglo en
sistema de pensiones

A pesar de que el 31 de julio vence el plazo para que Pemex concrete cambios en su régimen de pensiones, fuentes vinculadas a la negociación señalaron no se ha llegado a ningún acuerdo con el sindicato dirigido por Carlos Romero Deschamps.
Edgar Sigler/Karla Rodríguez
28 julio 2015 0:13 Última actualización 28 julio 2015 5:5
trabajadores pemex

El 31 de julio se vence el plazo para concretar las modificaciones en el esquema de pensiones de Pemex. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- A unos días de que venza el plazo para lograr un cambio en su pesada carga de pensiones, Pemex se encuentra lejos de llegar a un acuerdo concreto con el gremio sindical, a pesar de que la reforma energética instruyó a la ahora empresa productiva del Estado a alcanzar un arreglo para el nuevo contrato laboral, que permitiría que el Gobierno asuma una parte proporcional de estas obligaciones en el mediano plazo.

“Es un tema muy complicado y hasta ahora no ha habido ningún acuerdo, no se ve que el sindicato vaya a ceder y ya estamos muy cerca de que venza el plazo (el 31 de julio)”, dijo una fuente familiarizada con las negociaciones, que habló a condición del anonimato.

El gobierno se comprometió a asumir una parte proporcional de las pensiones y jubilaciones de Pemex conforme a lo estipulado por el modelo contractual vigente, siempre y cuando la empresa lograra modificar el Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) 2015-2017 -que entraría en vigor el próximo 1 de agosto-, y el reglamento de trabajo del personal de confianza, junto a la implementación de un programa de austeridad de gastos.


“Las modificaciones deberán contemplar, al menos, que las pensiones o jubilaciones de los trabajadores de nuevo ingreso sean financiadas bajo esquemas de cuentas individuales que permitan la portabilidad de derechos con el Sistema de Ahorro para el Retiro”, según el tercer transitorio de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

Aunque el contrato vence el 31 de julio, las negociaciones para llegar a un acuerdo sobre las pensiones podrían llevarse hasta el 12 de agosto, cuando se cumplirá un año de la entrada en vigor de las reformas a las leyes secundarias en el sector energético y eléctrico, fecha en la que debería resolverse este tema.

Sin embargo, la petrolera y el gremio dirigido por el líder, y senador por el PRI, Carlos Romero Deschamps, no han llegado a un acuerdo en este tema, dentro de las pláticas que se han tenido de cara a la renovación del contrato colectivo, aseguraron las fuentes.

“Yo pensaría que están intentado hacer el menor ruido posible, pero que algo va a salir porque Pemex tiene la obligación de hacerlo. Y tiene la obligación de presentarlo en la mesa de negociaciones”, consideró el socio de la consultora especializada en energía Marcos y Asociados Luis Miguel Labardini.

El transitorio condiciona la ayuda económica a Pemex, por parte de la Secretaría de Hacienda, a que la negociación incluya cambios en el contrato colectivo; el reglamento de trabajo del personal de confianza; la implementación de un programa de autoridad; cambiar al modelo de cuentas individuales tipo Afores; un ajuste a la edad de retiro; además de un análisis por parte de la Auditoría Superior de la Federación de los pasivos laborales de Pemex.

“Una opción que se ha puesto sobre la mesa es que los nuevos empleados tengan un régimen distinto de pensiones, pero aún no hay nada claro”, aceptó la fuente familiarizada con las negociaciones.

PESADA CARGA
La deuda a largo plazo de la petrolera se ha vuelto uno de los mayores riesgos para su viabilidad en los próximos años, derivado de un anacrónico sistema de pensiones que se mantiene en Pemex donde los trabajadores no aportan a su fondo de retiro, sino que la petrolera paga el total de lo pactado dentro del contrato colectivo.

Esto a diferencia del sistema de pensiones privado, que se financia a través de las Afores, recordó el abogado especialista en temas laborales, Hugo Italo.

“La seguridad social de Pemex quedó rebasada, y ahora le pide ayuda al Gobierno que a cambio le pide modificaciones”, opinó el socio y fundador del despacho Hugo Italo y Asociados.