Economía

Si el gasolinazo de enero te dolió, espera a ver el de febrero

De acuerdo con cálculos de Finamex, durante el segundo mes de este año se prevé un aumento en los precios máximos vigentes para el combustible debido a un ajuste en el dato de referencia internacional.
Thamara Martínez
04 enero 2017 15:38 Última actualización 06 enero 2017 18:38
Gasolina. (Especial)

Gasolina. (Especial)

Para febrero se anticipa que los precios máximos vigentes para el combustible crezcan 8.0 por ciento en comparación con enero.

Cálculos realizados por Finamex revelan que, de acuerdo con la formula vigente para determinar los precios máximos de los combustibles, se dará un aumento en el dato de referencia internacional utilizado para determinar los precios máximos. De tal forma que, de mantenerse al menos en los primeros días de febrero, los precios de la gasolina Magna y Premium se elevarían 8.0 por ciento en términos mensuales.

La siguiente revisión de precios de las gasolinas será el viernes tres de febrero, y se advierte que de materializarse el incremento pronosticado por la casa de bolsa, las tarifas de los combustibles traerían un aumento de 40 puntos base sobre la inflación.


Al igual que otros grupos financieros como Banorte, Bancomer y Ve por Más, Finamex ha decidido ajustar al alza su estimado de inflación para 2017, a un nivel de 5.0 por ciento desde un dato previo de 4.5 por ciento.

No obstante, han puntualizado que el impacto derivado de la variación en los precios de las gasolinas no está plenamente capturado en su nuevo pronóstico sobre el crecimiento del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

“Dicho impacto no lo tenemos todavía contemplado en su totalidad en nuestro pronóstico de 5.0 por ciento para la inflación anual a fin de 2017, dado que todavía pueden variar en el año los precios de las gasolinas al mayoreo en los Estados Unidos, por lo que claramente el riesgo de dicho pronostico hoy es al alza”, se sostuvo en un informe al respecto a cargo de Finamex.

Sin embargo, analistas de Banamex sostienen que, aunque efectivamente esperan una mayor inflación al cierre de año y una desaceleración en el consumo de los hogares, otros factores contendrán el impacto de las gasolinas sobre la inflación.

Por ejemplo, exponen que los mayores flujos de remesas familiares y el incremento aprobado al salario mínimo serán elementos que aminoraran el efecto del precio del combustible sobre el INPC.