Economía

Sector servicios de China
toca su máximo de tres meses en octubre

La actividad del sector de servicios de China subió a 52.0 puntos en octubre, su mayor nivel desde julio de 2015, de acuerdo con el sondeo realizado por Caixin/Markit.
Reuters
03 noviembre 2015 20:54 Última actualización 03 noviembre 2015 20:54
china

Servicios de China tocaron su máximo de tres meses en octubre. (Bloomberg)

La actividad del sector de servicios de China se expandió a su mayor ritmo en tres meses en octubre, gracias a la fortaleza de los nuevos negocios, mostró un sondeo de Caixin/Markit, aliviando las preocupaciones sobre la persistente debilidad de la economía por una contracción del sector manufacturero.

El índice de gerentes de compra (PMI) del sector de servicios de China elaborado por Caixin/Markit subió a 52.0 puntos en octubre, su mayor nivel desde julio del 2015, lo que se compara con el mínimo de 14 meses que registró en septiembre con 50.5 puntos.

Una cifra sobre los 50 puntos muestra una expansión de la actividad según una base de comparación mensual, mientras que una bajo ese nivel apunta a una contracción.


"Esto muestra que las políticas de estímulo previas han comenzado a tener efecto, mientras que la estructura económica ha mejorado continuamente", dijo He Fan, economista jefe de Caixin Insight Group.

"La economía ha comenzado a mostrar señales de estabilización, reduciendo la necesidad de más estímulo", agregó.

El subíndice que mide los nuevos negocios subió a 52.9 desde los 50.5 puntos de septiembre, mientras que el subíndice del empleo también tocó su mayor nivel en tres meses.

Las expectativas de negocios, no obstante, se moderaron a un récord mínimo en octubre, subrayando el incierto panorama económico.

El sondeo oficial del sector de servicios de China mostró el domingo que el crecimiento de la industria en el país se enfrío en octubre, creciendo a su menor ritmo en casi siete años.

Dos índices PMI del sector manufacturero divulgados anteriormente este mes mostraron que las condiciones de los negocios en China siguieron enfriándose gradualmente, moderando los temores de algunos inversores de un estancamiento repentino de la segunda mayor economía mundial.