Economía

Se desvinculan
industrias de México
y Estados Unidos

La falta de una política industrial en México es uno de los
factores que ha generado una desvinculación entre la producción industrial nacional y la estadounidense, lo que ha afectado
a sectores como el eléctrico, electrónico y automotriz.
Dainzú Patiño 
26 agosto 2014 0:43 Última actualización 26 agosto 2014 5:0
Industria automotriz

El automotriz es uno de los rubros que se ha visto afectado por la baja de las exportaciones mexicanas a Estados Unidos. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La falta de una política industrial en México, la competencia de China, y la política de revolución energética en Estados Unidos están generando una desvinculación en la producción industrial estadounidense y mexicana.

Asimismo, el proceso de reindustrialización en Estados Unidos está provocando que algunos productos se estén elaborando de nueva cuenta en ese país, dejando de ser requeridos a México.
Especialistas coincidieron en que la desvinculación industrial significa que el motor exportador y el crecimiento industrial y económico nacional pierdan velocidad.

“El ciclo económico de estos sectores está muy correlacionado entre México y EU, va de un 80 a 95 por ciento. Pero existen diferencias importantes en la magnitud de la tasa de variación; mucho de lo que se produce en Estados Unidos, o de lo que se importa ya no sólo depende de México, sino también de China”, expuso José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).


Los índices de la producción manufacturera de ambos países muestran distancia desde noviembre de 2012. Previo a este año, por cada punto porcentual que Estados Unidos crecía, México también lo hacía, aunque ahora se observa una brecha mayor, comentó Juan Carlos Rivas, economista senior de BBVA Research.

El intercambio de manufacturas entre ambos países está liderado por tres sectores: el de equipo de transporte, que abarca entre otros a las industrias automotriz, de autopartes y aeroespacial; el de equipo electrónico y computadoras; y el de componentes, equipo eléctricos y electrodomésticos, con base en datos del Departamento de Comercio de EU. Estas actividades reportan además los mayores índices de crecimiento en cada país.

PIERDE TERRENO

Este desplazamiento se refleja en los sectores electrónico y eléctrico.
En ambos casos, México perdió terreno como proveedor de Estados Unidos, contra China, desde 2002 y 2003, respectivamente, al pasar del primero al segundo lugar, sin que se haya recuperado, señalan cifras del USDC.

En el sector electrónico en 2002 la participación de México fue 15 por ciento y la de China de 16 por ciento. Pero en 2013, nuestro país participó con 14 por ciento y China con 45 por ciento.

En tanto, en el sector eléctrico, México tenía una participación de 13 por ciento en 2003 y China de 15 por ciento. Diez años después, la relación fue 24 por ciento y 39 por ciento, respectivamente.

Con relación al sector de equipo de transporte, México es el principal proveedor de Estados Unidos, especialmente por las industrias automotriz y de autopartes, señaló Óscar Silva, director del Global Strategy Group de KPMG.

En 2013, México participó con 23.6 por ciento de los envíos de equipo de transporte a EU y en 2012 con 22 por ciento.

En los tres casos, el bajo costo en mano de obra y la cercanía a EU permiten amortiguar otros gastos para la producción en comparación con China y EU. Sin embargo, se deben mejorar otros costos como los de transporte y energéticos, para no perder esta vinculación, refirió Luis Ricardo Rodríguez, socio de Ubicación y Expansión de Negocios de KPMG México.

Para Larry Rubin, presidente de la American Society, esto debe darse a través del impulso de una política industrial en el país, la cual además de reducir costos debe contemplar apoyos para la innovación y capacitación de trabajadores acorde a las necesidades de las empresas, y por igual se debe mejorar la seguridad en carreteras.

BAJAR LOS COSTOS

Para Ricardo Rodríguez, de KPMG, al amparo del TLCAN, el tema de la liberalización del transporte transfronterizo está pendiente y ha mermado la capacidad de las empresas para producir.

“En logística y transporte, EU lleva la delantera. En el tema energético estamos por encima –en costos– de lo que ofrece EU; el país del norte ha bajado sus costos por la incorporación de gas shale para su producción, también para la generación de electricidad. En México estamos en proceso de beneficiarnos de esa tecnología”, explicó Rodríguez.

El costo logístico en México absorbe 15 por ciento del precio de un producto final y en EU es menor a 10 por ciento.

En tanto, el transporte terrestre en México es el doble de caro que en EU, detalló el Council of Supply Chain Management Professionals.
La guía ‘Alternativas Competitivas 2014’, establece que el costo energético (gas y electricidad) para el sector electrónico absorbe 1.09 por ciento de los costos totales; mientras que en Estados Unidos es de 0.68 por ciento. En la industria automotriz absorbe 1.79 en México y 1.1 por ciento en EU.

Pero los expertos coincidieron en que la reforma energética y los anuncios de inversión en infraestructura, contribuirán a la reducción de costos hacia 2018.

MÁS VALOR AGREGADO NACIONAL

Generar mayor crecimiento en los sectores líderes dependerá de la inversión en investigación y desarrollo y del apoyo que se brinde a pequeñas y medianas empresas para integrarse a las cadenas de valor y elevar con ello el Valor Agregado Nacional de las exportaciones. Esto generará mayor riqueza en el país, estrategia que le ha funcionado a Estados Unidos, dijo Jesse Hereford, chairman de la Alianza de Comercio Fronterizo.

Equipo de transporte