Economía

Se desploman pronósticos de PIB de México para 2017

El promedio de los pronósticos para el crecimiento del PIB nacional de ocho instituciones disminuyó de 2.3 a 1.5 por ciento, ante la incertidumbre por la relación bilateral con Estados Unidos. 
Jassiel Valdelamar
15 noviembre 2016 0:7 Última actualización 15 noviembre 2016 7:39
Donald Trump utilizó a México como el ejemplo de sus preocupaciones sobre el libre comercio y trabajadores indocumentados

Donald Trump utilizó a México como el ejemplo de sus preocupaciones sobre el libre comercio y trabajadores indocumentados. (Foto: Bloomberg)

A una semana del triunfo de Donald Trump en las elecciones por la presidencia de Estados Unidos, diversas instituciones financieras recortaron drásticamente sus pronósticos de crecimiento económico de México para el próximo año.

De acuerdo con un sondeo realizado por El Financiero, algunos economistas esperan que el Producto Interno Bruto (PIB) avance apenas uno por ciento, la mitad de lo previsto para 2016, debido al aumento de la incertidumbre en la relación bilateral de México con la mayor economía del mundo.

El promedio de los pronósticos de ocho instituciones disminuyó de 2.3 a 1.5 por ciento, lo que implica una disminución de 0.75 puntos porcentuales.

Más inflación
También se prevé un mayor aumento en los precios al consumidor. Banorte estima que será de 4% a 5% en 2017.

Esta previsión dista considerablemente del panorama previsto por las autoridades financieras. Los últimos pronósticos de Hacienda y Banco de México apuntan a un crecimiento de dos a tres por ciento.

César Elías, subdirector de análisis económico de Banco Multiva, dijo que la economía del país podría crecer entre uno y 1.5 por ciento, desde un previo de 1.9 por ciento.

Esto debido principalmente a los menores flujos de inversión que tendrá la economía nacional, pues aunque todavía no se materialicen las amenazas de Trump, la confianza empresarial retrasará los proyectos de inversión en el país.

INVERSIÓN SE DEBILITARÁ

Otra institución que actualizó sus expectativas al nuevo entorno, tras los resultados electorales en Estados Unidos, fue Banorte-Ixe, que recortó su pronóstico de avance en la actividad económica a sólo 1.1 por ciento, desde un 2.3 por ciento previo.

“Estamos viviendo un ambiente de incertidumbre. La confianza de los empresarios y los consumidores está reaccionando, se prevé que retrasen sus proyectos de inversión o posterguen sus decisiones de compra de bienes duraderos en el primer trimestre del próximo año, llevando inclusive a una contracción de la actividad económica”, indicó Alejandro Cervantes, economista senior de Banorte.

La semana pasada BlackRock indicó que ante las implicaciones que representa el triunfo de Trump, el PIB de México podría bajar a uno por ciento, desde una previsión de dos por ciento.

En esta misma línea, la calificadora Moody’s recortó ayer de 2.5 a 1.9 por ciento su pronóstico de crecimiento de la economía mexicana para 2017, reflejando la expectativa de que la inversión en México se debilitará probablemente en el corto plazo.

Alza en tasas
Los analistas prevén un mayor aumento en las tasas de Banxico. Para este jueves es espera una alza de 75 puntos base.

DUDAS EN RELACIÓN BILATERAL

De acuerdo con los economistas del banco estadounidense J.P. Morgan, la falta de claridad en la agenda económica de la nueva administración para los próximos cuatro años, y más específicamente, en cuanto a su postura hacia la integración económica, está pesando sobre las clases de activos nacionales.

“La inversión está enfrentando este año vientos en contra y esperamos que se intensifique el próximo año. Como resultado, ahora esperamos que en 2016 la economía crezca 2.2 por ciento desde 2.3 por ciento, mientras que para 2017 prevemos 1.8 por ciento desde 2.2 por ciento”, indicó en un reporte.

Los economistas del banco destacaron que si bien la debilidad del peso mexicano debiera dar apoyo a la demanda externa, un mercado bursátil en declive, las tasas de interés más altas y un sesgo hacia políticas económicas más estrictas, ejercerán presión adicional sobre la economía.

En el caso de HSBC, la estimación bajó de 2.3 por ciento a 1.7 por ciento, mientras que los analistas de Citibanamex ajustaron la semana pasada su estimación de 2.3 a 1.8 por ciento.

Tras el resultado electoral los economistas han ajustado sus pronósticos a la baja, ya que prevén que los flujos de inversión y otras variables salgan perjudicadas.