Economía

Santander, Banorte e Interacciones se quedan con refinanciamiento de deuda de Sonora

El refinanciamiento de la deuda de Sonora por un total de 22 mil millones de pesos se colocó a 20 años con una tasa ponderada de 0.83%, informó Raúl Navarro Gallegos, el secretario de Hacienda del estado.
Brisa Retano | Corresponsal 
10 junio 2016 15:2 Última actualización 10 junio 2016 15:2
santander

(Bloomberg)

HERMOSILLO, Son.- Grupo Financiero Santander, Banorte y Banco Interacciones se quedaron con la reestructura de 17 mil millones de pesos y la colocación de un nuevo crédito de cinco mil millones de pesos al gobierno de Sonora, confirmó el secretario de Hacienda del estado, Raúl Navarro Gallegos.

El funcionario dijo que estos bancos ofrecieron la mejor oferta, luego de un proceso de subasta interna, en donde Banobras fondeó con 15 mil millones de pesos, estableciendo además por primera vez una Garantía de Pago Oportuno o GPO a fin de alcanzar la mejor tasa posible.

De esa manera el refinanciamiento de la deuda de Sonora por un total de 22 mil millones de pesos se colocó a 20 años con una tasa ponderada de 0.83%, aseguró Navarro Gallegos.

El secretario detalló que la reingeniería financiera hecha a las finanzas estatales implica que se lograron aspectos fundamentales como mejores tasas de interés, ahorros tangibles y liberación de flujos financieros, que en el caso de la presente administración ascenderán a dos mil 83 millones de pesos.

Indicó que al final de la administración de Claudia Pavlovich se ha hecho una proyección de que la deuda total del gobierno de Sonora ascenderá a 19 mil 323 millones de pesos, lo que representa un ahorro de cerca de mil millones de pesos respecto a lo que hubiera resultado de la deuda que se recibió, pues a números actualizados de acuerdo a la inflación esta se estimaba en 2021 en 20 mil 289 millones.

El funcionario ofreció una amplia explicación del proceso de negociación y los acuerdos tomados con los bancos, además de los ahorros conseguidos y las proyecciones de como se moverán las finanzas públicas a lo largo de este sexenio y como la deuda podrá ser liquidada en el año 2038.

Recalcó que después de estos acuerdos de reestructura y la contratación de un crédito por cinco millones de pesos, la administración presente no tiene contemplada la contratación futura de deuda de ningún tipo.

Dijo que su encomienda en este caso era transparencia total y rendición de cuentas, razón por la que al concluir el proceso de reestructura acudió al poder legislativo estatal a fin de informar puntualmente a los diputados de lo conseguido en los procesos de subasta inversa, que permitió ahorros importantes y mejorar el perfil financiero del estado, pues ahora la expectativa es que la deuda soberana del estado logre una calificación similar a la AAA que ofrecen calificadoras como Moody´s y Standard & Poor´s.

En ese concepto señaló que el plan en adelante es amortizar constante el capital de los créditos a fin de bajar la realidad de la deuda incluyendo el nuevo financiamiento.

También dijo que el objetivo es en todo momento ganar margen de maniobra para realizar obras en carreteras, salud y educación, aspecto en el que dijo ya se han comprometido dos mil 300 millones de pesos que corresponden al nuevo crédito contratado.

Navarro Gallegos informó que en las proyecciones que se han hecho, se estima que en este sexenio se deberá de pagar seis mil 407 millones de pesos por concepto de servicio de la deuda heredada, mientras que en las condiciones anteriores el estimado era de ocho mil 490.

Agregó que en ese concepto el servicio que implica la contratación del nuevo crédito alcanza dos mil 61 millones de pesos, de modo que razonó que con los mismos recursos y con una buena estructura financiera se logró ganar un margen de maniobra de cinco mil millones de pesos.

El secretario concluyó señalando que no se dejarán problemas financieros a quien quiera que suceda a Claudia Pavlovich en la gubernatura y que por el contrario se ha diseñado una estructura sólida, con una perspectiva en la que el monto de la deuda, el costo de su servicio y los ingresos del estado previstos a partir del año 2022, podrán generar condiciones de un superávit financiero que se irá fortaleciendo conforme avancen los años.