Economía

Salario mínimo aún atado a inflación

Empresarios, agrupaciones sindicales  y el gobierno federal, integrados en la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, dieron un alza nominal de 4.2% al salario mínimo de 2016, que rebasa la inflación considerada en 3 por ciento.
Zenyazen Flores
13 diciembre 2015 21:34 Última actualización 14 diciembre 2015 10:10
Billetes

Agrupaciones obreras aseguran que el alza de 4.2% “no es satisfactoria". (Bloomberg)

En 18 estados del país es un hecho la desindexación del salario mínimo, sin embargo la negociación del minisalario sigue tomando como referencia a la inflación, por lo que patrones, sindicatos y el gobierno federal agrupados en la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) dieron un alza nominal de 4.2 por ciento al salario mínimo de 2016, que rebasa la inflación considerada en 3 por ciento.

Este incremento fijado por el Consejo de Representantes de la Conasami a los salarios mínimos de 2016 implica que pasará de 70.10 a 73.04 pesos diarios a partir del 1 de enero de 2016, un aumento de 2.94 pesos, con los que se pueden comprar dos bolillos o dos huevos, pero no un boleto del metro de la ciudad de México.

Basilio González, presidente de la Conasami, dijo que el Banco de México (Banxico) estima una inflación de 3 por ciento en 2016, por lo que el salario mínimo tendría una recuperación del poder adquisitivo de al menos 1.5 por ciento.

“La reforma constitucional en materia de desindexación del salario mínimo constituye un paso ‘trascendente’ y una base ‘firme’ para que la política de salario mínimo pueda transitar ‘en el futuro sin una de sus principales ataduras’”, apuntó.

Tomás H. Natividad, representante patronal ante el Consejo de Representantes de la Conasami, admitió que “estábamos entramados y ligados a todas las legislaciones federales, estatales y municipales y este 2016 seguimos teniendo la liga del salario mínimo a diversos ordenamientos”.

Aseguró que el avance de los Congresos estatales para avalar la reforma constitucional que desindexa el salario mínimo es un primer paso para iniciar el proceso de recuperación salarial y que el sector privado tiene un compromiso de continuar en la ruta de recuperar el poder adquisitivo del salario.

“La iniciativa privada estaba preocupada por este incremento (…) Sabemos que debemos recuperar el salario paulatinamente y con responsabilidad y por eso el sector privado aceptó otorgar para 2016 más del doble de la inflación pronosticada para el próximo año”, dijo.

José Luis Carazo, representante del sector obrero en la Conasami, indicó que el alza de 4.2 por ciento “no es satisfactoria pero es una negociación que nos permitirá recobrar el poder adquisitivo con la inflación que se prevé (…) Desvincular el salario es sólo un paso, falta saber cómo vamos a trabajar el aumento del salario mínimo en la industria tras la desindexación”.