Economía

S&P recortaría nota soberana por PIB

Standard & Poor's cambió la calificación soberana de México de estable a negativa y estimó que la deuda el gobierno pasará de 45.9 del PIB en este año a 49.4 para 2019, esto desde el 28 por ciento de 2005.
Leticia Hernández|Victor Piz
24 agosto 2016 0:24 Última actualización 24 agosto 2016 5:5
mexico


S&P estima que la deuda del gobierno pasará de 45.9 por ciento del PIB en este año a 49.4 por ciento para 2019. (Bloomberg)

El lento crecimiento económico fue la principal razón del cambio en la perspectiva de la calificación soberana de México de estable a negativa por parte de Standard & Poor’s (S&P).

Esto, porque se traduce en menores ingresos para el gobierno y en un incremento en el endeudamiento, señalaron a El Financiero especialistas de la firma, quienes reiteraron la calificación para la nota soberana en moneda extranjera en ‘BBB+’.

S&P estima que la deuda del gobierno pasará de 45.9 por ciento del PIB en este año a 49.4 por ciento para 2019, desde un 28 por ciento en 2005, lo que refleja el impacto de los constantes déficit fiscales en un contexto de bajo crecimiento.

La calificadora apuntó en un comunicado que aunque el nivel de deuda es moderado, el gobierno tiene menos margen de maniobra fiscal que el que tenía hace 10 años.


“Lo más importante es la tasa de crecimiento económico, porque de ahí se derivan déficits fiscales del gobierno por la falta de ingreso y se incrementa el endeudamiento. En los próximos 24 meses estaremos observando el crecimiento, el déficit fiscal y el incremento del endeudamiento”, dijo César Marcelo Barceinas, director de Calificación de Soberanos y Finanzas Públicas Internacionales de S&P.

En entrevista telefónica, descartó que tengan identificado un nivel apropiado para la razón de deuda sobre el PIB. “No tenemos un límite sobre la deuda, no hay un número mágico, lo que vemos es que lleva una tendencia creciente de manera consistente en los últimos años”.

México afronta un mayor riesgo de débil gober-nabilidad y un desempeño económico limitado en el largo plazo, que un riesgo de hacer un cambio radical en sus políticas económicas

AFECTAN LEY Y CORRUPCIÓN
La calicadora indicó que pese a las reformas que ha llevado a cabo México su tasa de crecimiento ha sido decepcionante, en parte por factores no económicos.

Consideró que las debilidades en la gobernabilidad, que reflejan en parte una débil aplicación de la ley y la percepción de corrupción, limitan los beneficios de las reformas, especialmente en la inversión.

También entrevistado por El Financiero-Bloomberg, Joydeep Mukherji, director de área de Calificadoras de S&P, definió el crecimiento como la principal causa de este deterioro en la perspectiva de México. “Tenemos preocupaciones en cuanto a la tasa del crecimiento de la economía al largo plazo”, dijo.

Javier Guzmán, subgobernador del Banco de México, indicó que no hay una certeza de que ese cambio de perceptiva vaya a ver una baja en la calificación sobre la deuda soberana del país, “hay sugerencia de las calificadora, las autoridades deben tomar en cuenta esas sugerencias”.
S&P también puso en perspectiva negativa la calificación de 12 bancos, así como de Pemex y de la Comisión Federal de Electriciad.

Lo más importante es la tasa de crecimiento, porque de ahí se derivan déficits fiscales, por la falta de ingresos y se incrementa el endeudamiento.

DEBE ESTABILIZARSE DEUDA
Marco Oviedo, economista en jefe para México de Barclays, reiteró que no existe un nivel óptimo para la proporción de la deuda pública pero advirtió que ésta debe estabilizarse en los niveles previstos de 48 por ciento en los siguientes años. “Sin mayor deterioro, para no perder la calificación y sobre posibilidades de un recorte en ésta otorgó un 20 por ciento”.

Para el economista senior de Wells Fargo Securities, Eugenio J. Alemán, el tema de la deuda como porcentaje del PIB por ahora no es preocupación pero advirtió que “en la medida en que la Fed continúe aumentando la tasa de interés, el mercado financiero mundial puede verse afectada la liquidez en caso de que el país tenga que salir a financiarse” e identificó al tema de gobernabilidad como una mayor preocupación.

Economistas de J.P. Morgan consideraron que la calificadora parece tener poca convicción en los esfuerzos de consolidación fiscal del gobierno mexicano.

Dijeron estar en desacuerdo con el anuncio de la calificadora y en cualquier caso, creen que la acción que tomó S&P es sólo una llamada de atención para que el gobierno evite una rebaja de calificación en el próximo par de años.

 Con información de Jeanette Leyva y Jassiel Valdelamar

En medio de un bajo crecimiento económico, si se presenta un deterioro en el nivel de deuda superior a las expectativas de Standard & Poor's, la firma podría recortar la calificación soberana en 24 meses.
>