Economía

Rusia y Arabia Saudita acuerdan techo a su producción petrolera

El acuerdo entre los dos mayores productores de crudo del mundo para fijar un límite de producción a niveles de enero está supeditado a la participación de otros países, informó el Ministerio de Energía ruso.
Reuters
16 febrero 2016 7:26 Última actualización 16 febrero 2016 7:39
petróleo ME

petróleo ME

Arabia Saudita y Rusia, los dos mayores productores de crudo del mundo, han acordado un techo a su producción petrolera tras las negociaciones mantenidas en Qatar.

El acuerdo, por el que se fijará un límite de producción a niveles de enero, será “adecuado”; además, Arabia Saudita quiere seguir satisfaciendo la demanda de sus clientes, según manifestó el ministro de Petróleo Ali Al-Naimi en Doha tras negociaciones con el ministro de Energía ruso Alexander Novak. Qatar y Venezuela también participarán en el acuerdo, dijo Al-Naimi.

El límite a la producción está supeditado a la participación de otros países, dijo el Ministerio de Energía ruso en un comunicado. El petróleo recortó alzas en Londres tras haber registrado subidas antes del acuerdo por las versiones de que los países iban a abordar el tema de recortes a la producción.

“Es un anuncio de congelación de la producción entre países cuya producción ni siquiera ha aumentado recientemente”, dijo Eugen Weinberg, jefe de estudios de materias primas de Commerzbank en Fráncfort. “Si Irán e Irak no forman parte del acuerdo, entonces no vale mucho. Y aun así, estaría la cuestión del cumplimiento”.

Más de un año después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidiera no recortar la producción para impulsar los precios, el petróleo sigue negociándose un 70 por ciento por debajo del máximo de 2014. La oferta sigue superando la demanda y las reservas de petróleo mundiales, en un nivel récord, continúan expandiéndose, lo que podría arrastrar el precio del crudo por debajo de 20 dólares el barril antes de que finalice la crisis, dijo Goldman Sachs Group Inc. la semana pasada.

Irán, el quinto productor de la OPEP, descartó un recorte de la producción cuando el grupo se reunió en diciembre. El país tiene previsto aumentar la producción y las exportaciones en 1 millón de barriles diarios este año tras el levantamiento de las sanciones internacionales el mes pasado. Esta semana Irán envió el primer cargamento de crudo a Europa en cuatro años.

Por su parte, Irak continúa aumentando la producción mientras se recupera de años de conflictos y falta de inversiones. El país extrajo un récord de 4.35 millones de barriles al día en enero y podría haber nuevos incrementos en el futuro, según la Agencia Internacional de la Energía.

El crudo Brent se apreció un 2 por ciento a 34.06 dólares el barril a las 10:01 hora local de Londres, tras haber subido anteriormente hasta un 6.5 por ciento.

MEJORES CIMIENTOS

“Una congelación no significa un cambio de sentido inmediato, pero sienta mejores cimientos para una recuperación de precios en el segundo semestre”, dijo Olivier Jakob, director gerente de la consultora Petromatrix GmBh, en una nota a sus clientes antes del término de la reunión.

Rusia y Arabia Saudita llevan meses compitiendo por cuota en el mercado de petróleo. En una medida inusual, Riad está vendiendo crudo en Europa del Este, donde Moscú tiene intereses importantes. El país ex soviético por su parte ha superado a Arabia Saudita en exportaciones petroleras a China. Los dos países respaldan bandos opuestos en la guerra civil de Siria.

Según la AIE, Arabia Saudita produjo 10.2 millones de barriles diarios en enero, frente al máximo más reciente de 10.5 millones de barriles al día en junio de 2015. Rusia produjo cerca de 10.9 millones de barriles en el mismo mes, un récord post-soviético, según datos oficiales. El volumen de Venezuela era de 2.4 millones de barriles diarios y 680.000 el de Qatar, según la AIE.

Qatar estará a cargo de la supervisión del acuerdo de congelamiento de la producción, dijo el ministro de Energía del país Mohammed bin Saleh al-Sada en una rueda de prensa. Los bajos precios del petróleo no han sido positivos para el mundo, declaró.