Economía

Rusia podría sumirse
en una aguda recesión, advierte Banco Mundial

La economía rusa crecería 1.1 por ciento este año de durar poco las consecuencias de la anexión de Crimea, pero podría sufrir una contracción del 1.8 por ciento si es castigada con sanciones más serias que las especificadas.
Reuters
26 marzo 2014 9:13 Última actualización 26 marzo 2014 9:13
Vladimir Putin, presidente de Rusia

Vladimir Putin, presidente de Rusia. (Reuters)

MOSCÚ/BRUSELAS.- El impacto económico de la anexión de Crimea podría sumir a Rusia en una aguda recesión este año incluso si Occidente no aplica sanciones comerciales, advirtió el miércoles el Banco Mundial.

Un informe del Banco Mundial sobre la economía rusa, compilado antes de la más reciente evidencia de la magnitud de la salida de capitales, dejó claro que Moscú ya pagará un alto precio en crecimiento perdido debido a la confrontación más seria entre el Este y Occidente desde la Guerra Fría.

La entidad dijo el miércoles que espera un crecimiento de la economía rusa del 1.1 por ciento este año de durar poco las consecuencias de la anexión de Crimea, pero advirtió de una contracción del 1.8 por ciento si Rusia es castigada con sanciones más serias que las especificadas.



"Una intensificación de la tensión política podría llevar a mayores incertidumbres respecto a sanciones económicas y deprimirá aún más la confianza y las actividades de inversión", agregó.

La economía rusa creció 1.3 por ciento el año pasado, el más lento en los últimos 13 años salvo la contracción del 2009.

La evaluación pesimista, mucho más negativa que los pronósticos del Gobierno ruso, fue divulgada el mismo día en que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reuniría con líderes de la Unión Europea y de la OTAN para discutir cómo reducir la dependencia de Europa en la energía rusa y fortalecer las defensas de la OTAN de aliados de Europa del Este que comparten fronteras con Rusia y Ucrania.

Obama y líderes del grupo de los siete países más industrializados del mundo (G7) acordaron esta semana abstenerse de aplicar sanciones económicas más duras, a menos que el presidente ruso, Vladimir Putin, emprenda nuevas acciones para desestabilizar Ucrania u otras ex repúblicas soviéticas.