Economía

Riesgos para Ronda Uno por caída del crudo

Si los precios de la mezcla mexicana continúan por debajo
de los 70 dólares por barril, las licitaciones de yacimientos de la Ronda Uno perderían su atractivo para los inversionistas, quienes buscarían participar con contratos más favorables, por lo que el gobierno tendría que replantearse licitar esos campos.
Sergio Meana/Karla Rodríguez
28 noviembre 2014 0:0 Última actualización 28 noviembre 2014 5:5
Plataforma petrolera

La Ronda Uno enfrentaría diversos retos en caso de que la mezcla mexicana siga por debajo de los 70 dólares por barril. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los yacimientos en aguas profundas y los bloques de reservas no convencionales de aceite y gas shale que licitará el gobierno como parte de la Ronda Uno perderán atractivo para los inversionistas, al grado de que ya se escuchan voces que hablan de un posible retraso, si los precios de la mezcla mexicana siguen cotizando por debajo de los 70 dólares por barril, alertaron especialistas.

El ex consejero profesional de Pemex, Fluvio Ruiz Alarcón, anticipó que si los precios del petróleo continúan desplomándose, es probable que Pemex retrase la licitación de la Ronda Uno en el primer trimestre de 2015 un par de meses, o de lo contrario tendrían que replantearse los incentivos que ofrecerá para atraer a las empresas.

“Los precios bajos obligarán a replantear todo el calendario que se había anunciado en agosto pasado (…) por supuesto que afecta un precio bajo, es muy distinto negociar con precio de 100 dólares donde alcanza para todos, a hacerlo con precios que se pueden desplomar hacia los 60 dólares por barril. Algunos proyectos de aguas profundas dejarán de ser atractivos y eso hará que las empresas endurezcan sus posturas y que busquen participar con esquemas fiscales y de contratos más favorables, con lo que el gobierno tendría que pensar si vale la pena licitar esos campos”, dijo.


La Ronda Uno abrirá a licitación en el primer trimestre del próximo año 109 bloques de exploración y 60 campos de producción, en diferentes áreas en tierra, mar y áreas no convencionales. Se trata de las primeras zonas donde la iniciativa privada entrará a la producción de crudo, ya sea en alianza con Pemex a través de los contratos de producción y utilidad compartida, o las licencias que permitirán a los privados ir en solitario.

Gonzalo Monroy, analista de la consultora energética Gmec, aseguró que con bajos precios de petróleo los inversionistas preferirán “sentarse” sobre los proyectos que ya tienen una producción garantizada o que no requieren grandes volúmenes de inversión, en lugar de participar en zonas no convencionales o yacimientos de aguas profundas.

“Es evidente que la Ronda Uno se verá afectada, y estamos analizando cuál será el impacto. De momento los proyectos caros como las reservas no convencionales serán los primeros a destacar, porque se tienen que invertir mucho en infraestructura, y a precios bajos es más difícil tener una rentabilidad; y en los proyectos de aguas profundas, el gobierno tendrá que otorgar incentivos fiscales importantes para atraer a los inversionistas”, aseguró.

El régimen fiscal presentado en la reforma energética varía de acuerdo con los precios tanto del petróleo como del gas natural, por lo que una disminución fuerte en cualquiera de las cotizaciones implicaría nuevos montos de regalías.

En octubre pasado, Ainda Consultores indicó que en un escenario de 80 dólares por barril la rentabilidad de 12 bloques representativos de la Ronda Uno caería a 34 por ciento.

Dolores Ramón Correa, analista de Ve por Más, reconoció que un precio bajo en la mezcla mexicana de exportación, que en la semana cotizó por debajo de los 70 dólares el barril, incidirá en el atractivo que tendrán para los inversionistas los proyectos que se liciten el año entrante.
Incluso el propio secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, coincidió en que las áreas planteadas en la Ronda Uno de mayores costos podrán perder atractivo en el escenario de bajos precios.

“En un panorama de precios a la baja, las áreas que estamos planteando de mayores costos de extracción pueden perder atractivo y puede incrementarse el atractivo en aquellas donde los costos de extracción que se contemplan son menores, y lo mismo, los riesgos”, señaló en octubre.

La Secretarías de Energía y la de Hacienda y Crédito Público no han presentado los contratos que usarán en la Ronda Uno, pese a que se había informado que lo harían en noviembre.

La Sener estima que la inversión total para la Ronda Uno, incluyendo las asociaciones (farm-outs) de Pemex, será de 12.6 mil millones de dólares al año, es decir, 50.5 mil millones de dólares durante el periodo 2015-2018.

El próximo año el gobierno llevará a cabo los concursos necesarios para elegir a las empresas que mediante 10 asociaciones desarrollarán junto a Pemex los primeros 14 campos que la empresa productiva del Estado ha elegido para este fin.

La expectativa del gobierno es que las primeras asociaciones de Pemex y los privados permitan al país lograr su objetivo de aumentar la plataforma de producción petrolera tanto en el corto como en el largo plazos y garantizar la maximización de la renta petrolera.

Haz clic para ampliar la imagen

“La