Economía

Retraso en leyes secundarias no afectará inversión en México: BID

Tanto los inversionistas como el organismo ven con buenos ojos las reformas que se han realizado desde el año pasado, señaló Mercedes Araoz, representante en México del organismo, quien comentó que éstas son necesarias para que el país aumente sus niveles de productividad.
Notimex
28 abril 2014 19:1 Última actualización 28 abril 2014 19:55
BID

Mercedes Araoz, representante del BID en México.(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El retraso en la aprobación de la legislación secundaria de las reformas constitucionales aprobadas en México el año pasado no desalienta las inversiones hacia el país, consideró el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La representante en México del organismo multilateral, Mercedes Araoz, destacó que los inversionistas ven “con muy buenos ojos las voluntades internas” que hay en el país para avanzar en una mayor negociación que permita lograr esos cambios.

Consideró que se sigue en el camino de la aprobación de las leyes secundarias, sobre las cuales los inversionistas tienen especial interés en los cambios en materia energética, a fin de entrarle a apoyar e invertir en este sector.

En general, refirió, el BID evalúa como “positivas” las reformas constitucionales aprobadas en México el año pasado, y ya el mercado está dando señales de que es un país que va en la dirección correcta con estos cambios.

“Estamos viendo que hay un proceso de reforma que va a continuar este año a nivel de las reformas reglamentarias, que son fundamentales, porque México necesita aumentar su productividad”, afirmó Araoz.

Tras su participación en el seminario “Transformación, habilidades para la productividad”, aseguró que la tasa de crecimiento de México podría mejorar si aumenta su productividad, por lo cual el BID colabora con el país en el diseño de políticas que permitan su incremento continuo.

Informó que la institución internacional tiene prevista una cartera de préstamos para México de dos mil millones de dólares en 2014, recursos similares a los del año pasado, los cuales se destinarán sobre todo a proyectos de los gobiernos estatales, como la formalización del mercado laboral o infraestructura.