Economía

Repuntan flujos de cartera por confianza
de los inversionistas

El incremento es resultado de las expectativas de que continúe la política acomodaticia de Estados Unidos, así como de los sólidos fundamentales de México y el optimismo por la aprobación de las reformas estructurales.
Tlaloc Puga
26 agosto 2014 0:25 Última actualización 26 agosto 2014 5:0
dólares

La inversión en cartera del exterior se aceleró en el segundo trimestre del año.(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La inversión de cartera que entró a México del exterior se aceleró en el segundo trimestre de este año, impulsada por la expectativa de que se mantenga la política acomodaticia de Estados Unidos, así como por los sólidos fundamentales de la economía mexicana y el avance que se ha hecho en la agenda de reformas estructurales, coincidieron especialistas.

De acuerdo con cifras que dio a conocer el Banco de México (Banxico), la inversión extranjera de cartera sumó 33 mil 397 millones de dólares en la primera mitad de 2014, lo que implicó un repunte de 140 por ciento contra el mismo periodo del año pasado y significó su avance más robusto desde 1999.

El mayor flujo se observó en el segundo trimestre, al reportar 23 mil 524 millones, en el que sobresalió la inversión extranjera del sector privado en el mercado accionario y de dinero, que ascendió a 6 mil 264 millones y representó el mayor monto desde que se tiene registro.


SE CONTRAE IED

En esta línea, la economía mexicana captó en el trimestre de referencia un monto de inversión extranjera directa de 2 mil 304 millones de dólares, cantidad notablemente inferior a los 20 mil 179 millones del mismo lapso del año anterior. La inversión de mexicanos en el exterior ascendió a sólo 506 millones, que se tradujo en una disminución anual de 80 por ciento.

Para Banxico, la entrada de inversión de cartera fue reflejo de la reducción de la volatilidad en los mercados financieros globales y del fortalecimiento del apetito de los inversionistas por activos financieros de países emergentes. Lo anterior, ante la percepción de que la política monetaria en las economías avanzadas podría seguir siendo acomodaticia durante los próximos trimestres.

Jesús Garza, economista en jefe para México de Banco Itaú, explicó que los mayores flujos son resultado de dos factores. El primero tiene que ver con la política acomodaticia de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, pues durante el segundo trimestre aumentó la posibilidad de que se prolongaría, lo que contribuyó a que los inversionistas buscaran mayores rendimientos en mercados emergentes.

MÉXICO, MERCADO ATRACTIVO

El segundo factor es que el país siguió siendo un mercado atractivo para los inversionistas. Esto, sustentado en la estabilidad macroeconómica que presume, lo que ha contribuido a un menor nivel de volatilidad financiera en comparación con otros países.
A lo anterior se suman las perspectivas positivas que se tienen sobre la aprobación de las reformas estructurales.

Sin embargo, advirtió que cuando la Fed empiece a subir las tasas de interés, lo cual será el próximo año, habría una reversión de flujos de cartera, que sería compensado por un aumento en la inversión extranjera directa, reflejo de los primeros efectos de los cambios estructurales.

Alejandro Cervantes, economista senior de Banorte-Ixe, coincidió en que la inversión extranjera en cartera se ha beneficiado de los niveles de liquidez a nivel internacional y agregó que México ha logrado cierto nivel de diferenciación con otros mercados emergentes dados los sólidos fundamentales de la economía y el avance que se ha hecho en la agenda de reformas estructurales.

“Hay muchos extranjeros que han entrado a la Bolsa Mexicana de Valores simplemente por el prospecto de crecimiento hacia futuro que van a tener las empresas mexicanas, derivado de la implementación de las reformas estructurales, pues actualmente muchas de ellas están en precios sumamente baratos y es un gran momento para entrar”, opinó.

La cuenta de capital observó un saldo a favor por 24 mil 811 millones en el periodo abril-junio, que implicó su mayor superávit desde que hay registros disponibles.