Economía

Reporta la economía una fuerte pérdida de dinamismo

El segundo trimestre de 2016 arrojó una baja en el sector industrial. Especialistas consideran que esta baja puede ser temporal, aunque prevén que el segundo semestre tenga un desempeño moderado.
Thamara Martínez | Eduardo Aguilar
22 agosto 2016 23:37 Última actualización 23 agosto 2016 5:0
Trabajadores de la industria automotriz

Las actividades del sector industrial confirmaron una baja en el producto, aunque menor al -0.5 esperado. (Archivo)

La actividad económica en México reportó una fuerte desaceleración en el segundo trimestre de este año y los analistas prevén un menor crecimiento para la segunda mitad.

En las cifras originales el Producto Interno Bruto (PIB) avanzó 2.5 por ciento a tasa anual entre abril y junio, cifra ligeramente superior al 2.4 por ciento reportado en el primer trimestre.

Sin embargo, en las cifras ajustadas por estacionalidad la economía creció 1.5 por ciento anual, la menor expansión en poco más de dos años, desde el primer trimestre de 2014.

El reporte del Inegi confirmó que el PIB de México se contrajo a tasa trimestral por primera vez en tres años, reportando un descenso de 0.2 por ciento frente al primer trimestre.

“Lo que vemos del dato es que sí, la economía se desaceleró en el segundo trimestre”, afirmó Marco Oviedo, economista en jefe de Barclays. Sin embargo, el analista advirtió que esto puede ser probablemente temporal, ya que la información de las variables disponibles a julio indica un repunte.

(Da clic sobre la imagen para verla en grande).

En el segundo trimestre de 2016 el PIB del país reveló una desaceleración en el crecimiento económico. Con un incrementó de 1.5% anual se obtuvo el menor crecimiento en nueve trimestres, limitado principalmente por el sector industrial.


Para Vector Casa de Bolsa, los resultados anticipan una importante desaceleración de la actividad económica durante el segundo semestre de este año, en un contexto de menor crecimiento del consumo privado, mayores tasas de interés, recorte al gasto público y la debilidad de la producción en la industria.

Por grupos de actividad, la producción del sector agropecuario exhibió un alza anual de 3.9 por ciento en el trimestre. El sector servicios apuntó un crecimiento de 2.4 por ciento, en línea con las estimaciones para el sector.

Al respecto, Eduardo González, coordinador de estudios económicos de Grupo Financiero Banamex, coincidió en que “estamos viendo una desaceleración de la actividad económica en el segundo trimestre”. Al tiempo que destacó como un aspecto interesante un dato de industria ligeramente mejor a lo previsto inicialmente.

Sin embargo, las actividades del sector industrial confirmaron una baja en el producto, aunque menor al -0.5 esperado. Éstas cerraron con un descenso de 0.3 por ciento anual, la primera caída para el sector desde el penúltimo trimestre de 2013, casi tres años.

“Estamos considerando que, en tasas anuales, en el segundo semestre estaríamos viendo tasas más bajas que las que vimos en el primer semestre. Sin embargo, cuando evaluamos esto sobre una base desestacionalizada, lo que esperamos es un repunte de la actividad económica”, dijo González.

El especialista de Banamex detalló que ello significa que en los trimestres próximos se observaran tasas trimestrales positivas, en contraposición a la caída de 0.2 por ciento que se reportó en el segundo trimestre.

El economista de Barclays sostuvo que “esta caída del segundo trimestre es simplemente temporal, no indica ninguna tendencia y la economía seguirá creciendo a ritmo moderado en la segunda mitad del año”.

ARRASTRA GASTO PÚBLICO

El PIB del país no ha crecido a los niveles que se esperaría, principalmente debido a una falta de control en el gasto gubernamental, cuya ineficiencia impide que provoque un aumento en la productividad nacional, consideraron expertos durante un panel organizado por el observatorio México, ¿cómo vamos?

Valeria Moy, directora del organismo dijo que el PIB depende de componentes como el consumo privado, el gasto de gobierno, la inversión y las exportaciones netas, y a pesar de que estos elementos han mostrado dinamismo, el PIB sigue con crecimientos mediocres.

“Estamos creciendo lo que deberíamos crecer dada la ineficiencia del gasto público, que en términos generales no está sumando, está costando en la generación de producción”, expuso.