Economía

Reformas a sistemas de pensiones y de salud son necesarias ante retos demográficos: FMI

De acuerdo con Christine Lagarde, directora gerente del FMI, es necesario reformar los sistemas de pensiones, del sistema de salud pública y ampliar la base tributaria con impuestos a energéticos, ello ante los fenómenos demográficos que se presentan a nivel mundial.
Leticia Hernández
04 marzo 2016 14:29 Última actualización 04 marzo 2016 16:52
Viejitos sentados

(Cuartoscuro)

Los fenómenos demográficos que se presentan a nivel mundial como menores tasas de natalidad y envejecimiento obligan a poner acciones de políticas públicas para reformar los sistemas de pensiones como al aumento de la edad para el retiro, del sistema de salud pública y ampliar la base tributaria con impuestos a energéticos, según el FMI.

También la innovación es clave para enfrentar los retos demográficos y del bienestar de la población, expone el Fondo Monetario Internacional (FMI)

Christine Lagarde, directora gerente del Fondo, expuso en un discurso en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), que en la primera línea de defensa ante los retos que dibujan los fenómenos demográficos está la política fiscal y una respuesta de políticas multiaspectos como a través de reformas a las pensiones, y a los sistemas de salud.

“Es prioridad elevar la edad de retiro, esto podría apoyar a los sistemas de pensiones y extender la vida productiva de las personas”, señaló.

Mejorar sistemas fiscales y un gasto público más eficiente puede contribuir significativamente. Ampliar la base de impuestos al valor agregado, mejorar la tributación de corporaciones multinacionales, poner más énfasis en la fiscalización de la energía y disminuir los subsidios, añadió.

Estimados del FMI señalan que los subsidios energéticos a nivel global significaron 5.3 billones de dólares el año pasado. En el lado del gasto debe haber mejor manejo de la inversión pública.

“También acelerar la innovación a través de investigación y desarrollo. Una investigación del FMI muestra que si las economías avanzadas pueden acelerar la Inversión Extranjera Directa en un 40 por ciento, en promedio podrían aumentar su PIB en un 5 por ciento a largo plazo”.

Al entregar la Compton Lecture, serie de lecturas en honor a Karl Taylor Compton, noveno presidente del MIT, siendo la primera mujer francesa en hacerlo, Lagarde habló sobre los retos que el mundo enfrenta ante fenómenos demográficos que tienen un impacto en el crecimiento económico, en los mercados financieros y en la salud fiscal de los países.

La población mundial ronda los 7 mil 500 millones de habitantes y en los próximos 40 años alcanzará los 10 mil millones de habitantes. Sin la acción, los sistemas de pensiones y de salud pública no serán sostenibles en el largo plazo generando una deuda pública insostenible y aumentos de impuestos afilados que podrían ahogar el crecimiento y reducir el bienestar económico, indicó.

Cálculos del FMI  muestran que el envejecimiento y disminución de la población reduce el potencial de crecimiento de las economías avanzadas en cerca de 0.2 puntos porcentuales en el mediano plazo y casi el doble en las economías emergentes.

En los mercados financieros, el impacto llega a los fondos de pensiones. Según el FMI, si cada persona vive tres años más de lo esperado, los costos relacionados a las pensiones podrían incrementarse en 50 por ciento tanto en economías avanzadas como emergentes.

Respecto a la salud fiscal de los países, investigaciones del FMI muestran que en economías avanzadas el gasto relacionado con la edad se proyecta que aumente desde 16.5 por ciento del PIB a 25 por ciento hacia finales de este siglo, a menos que acciones de políticas sean tomadas.