Economía

Reforma laboral es inviable sin cambios
en seguridad social: IMCO

La reforma laboral no da resultados tangibles en la creación de nuevos empleos, aseguró el IMCO, el cual indicó que ésta no funcionará mientras Enrique Peña Nieto no realice una reforma a la seguridad social del país.
Isabel Becerril
27 enero 2015 0:16 Última actualización 27 enero 2015 5:5
Empleo

La reforma laboral no tendrá éxito si no se reforma la seguridad social, afirmó el IMCO. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Mientras que no se cumpla el compromiso de Enrique Peña Nieto, de realizar una reforma a la seguridad social del país, la reforma a la Ley Federal del Trabajo (LFT) seguirá sin funcionar, advirtió Manuel Molano, director adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Indicó que lo preocupante es que en los dos años que han transcurrido de la actual administración no se ha querido abordar este tema y prevé que será difícil que se haga en lo que resta del sexenio.

Explicó que por eso la reforma sigue sin dar resultados tangibles en la creación de nuevos empleos y en el freno a la quiebra de empresas pequeñas, a causa de las demandas laborales que se presentan en la Junta de Conciliación y Arbitraje.


CONVERSIÓN DE INFORMALES

Expuso que en el país no se están creando empleos nuevos, lo que ocurre es que se está moviendo a trabajadores que estaban con contratos semi informales a la formalidad; “sólo está cambiando la modalidad de la contratación de la gente que cuenta con un empleo”.

Expuso que en este país “nos gustan muchos los contratos informales, porque si no hay contrato formal, las empresas no tienen la obligación de pagar la afiliación de un trabajador al IMSS, por ejemplo”. Además si un trabajador no tiene contrato,es difícil que presente una demanda laboral. Sólo el 10 por ciento de los trabajadores que no cuentan con un contrato laboral formal presentan demandas por despido injustificado.

En su opinión, la LFT está diseñada para una compañía grande, que es la única que tiene la posibilidad de enfrentar una demanda, pero las pequeñas y medianas empresas no, porque una demanda a éstas en la mayoría de los casos se lleva “casi todo el capital con que opera ésta y la quiebra”.