Economía

Reforma educativa, la más importante para reducir desigualdad: Videgaray

El secretario de Hacienda aseguró en Lima, Perú, que de las trece reformas estructurales en desarrollo, la educativa es la más importante para México, por el valor de largo plazo que tendrá en el crecimiento del país y en la igualdad de la población.
Leticia Hernández
09 octubre 2015 14:30 Última actualización 09 octubre 2015 15:21
Luis Videgaray, Secretario de Hacienda

Luis Videgaray, Secretario de Hacienda, en la conferencia de prensa de ministros de finanzas y gobernadores del bancos centrales del Grupo de los 20, en Lima, Perú. (Reuters)

En el debate sobre pros y contras que traen consigo las reformas estructurales, los países deben tener una visión holística sobre el impacto final en la población y su efecto en la desigualdad social y el crecimiento.

Las circunstancias en que se desarrollaron los cambios pueden favorecer o entorpecer los resultados y también está el riesgo de que dichas reformas sean capturadas políticamente, concluyeron especialistas durante la mesa redonda "Políticas estructurales, desigualdad y crecimiento”.

En este sentido, para México, de las trece reformas estructurales en desarrollo, la educativa es la más importante por el valor de largo plazo que otorgará en el crecimiento del país y en la igualdad de la población, de acuerdo con el secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

Durante su participación en la mesa de discusión sobre reformas, el marco de las reuniones de otoño del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Grupo del Banco Mundial que se realiza esta semana en Lima, Perú, el secretario de Hacienda compartió la experiencia de México para el diseño de reformas estructurales cuyo objetivo fue promover el crecimiento y, según expuso, se tuvo cuidado de no provocar distorsiones que derivaran en una mayor desigualdad.

“En México cuando se abordó el término de reforma estructural, se utilizó para definir la reasignación de recursos y activos, que harán una productividad más democrática. Hacemos reformas para promover el crecimiento e igualdad; tiene que ver con expandir la productividad y crear mercados más igualitarios”, dijo.

Al aceptar que las reformas estructurales pueden tener efectos positivos y adversos, Joseph Stiglitz, profesor de la Universidad de Colombia, expuso la relevancia que tienen las circunstancias para favorecer o distorsionar una reforma.

“Hay que ser sensibles a las condiciones y la naturaleza de los cambios que se están haciendo y ver el aspecto de desigualdad si estamos pensando en reformas duraderas”.

Además de las circunstancias que pueden favorecer u obstaculizar una reforma, también persiste el riesgo de que ésta sea capturada políticamente, advirtió Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional.

Min Zhu, director gerente adjunto del FMI identificó a las reformas en materia de salud, educación e inclusión financiera y de las mujeres al ámbito laboral, como reformas que promueven el crecimiento y la igualdad. “En otros temas encuentras pros y contras... pero hay estudios que demuestran que con políticas apropiadas se pueden corregir distorsiones”, precisó.

Al respeto, la directora de Oxfam, expuso que “para evitar pensar en compensar a los perdedores, se debe tener una visión holística sobre los efectos en los ingresos y condiciones de vida, cómo se establecen los impuestos y donde queda al final la persona.

Luis Videgaray aseguró que en México, al darse en un contexto político, se pensó en éstas para promover el crecimiento, la igualdad y la competitividad, y que los costos de diversos servicios bajaran para la población que menos recursos tiene.

Al respecto, destacó la importancia del proyecto de la OCDE con el G-20 sobre la Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios (BETS), como un gran logro para reducir la desigualdad.

Y enfatizó que la iniciativa de Zonas Económicas Especiales “busca crear competitividad y empleo en el sur del país, más que ser una herramienta para compensar a los perdedores.