Economía

Refinerías de México enfrentan panorama 'más negro que el petróleo'

El sistema de refinación de México, que de por sí opera a la mitad de su capacidad, se enfrenta a mayores obstáculos como un menor presupuesto para 2017, la apertura del mercado de gasolinas y un deterioro de sus instalaciones.
Bloomberg
28 septiembre 2016 13:50 Última actualización 28 septiembre 2016 17:15
Refinería de Ecopetrol en Cartagena, Colombia. (Bloomberg)

[Bloomgerg] En 2012 las importaciones se redujeron al mínimo, el diesel se usa de manera marginal y se utiliza fuel-oil, que se procesa en refinerías locales.

Las refinerías de México, que ya operan a casi la mitad de su capacidad, enfrentan un nuevo obstáculo: la competencia del combustible importado y un menor presupuesto de mantenimiento para 2017.

México abrió su sector energético a la inversión extranjera y a una mayor competencia en 2013 en un intento por compensar la rápida caída en la producción de petróleo.

Petróleos Mexicanos (Pemex), la petrolera del Estado, va rumbo a su duodécimo año consecutivo de descensos en la producción, y el gobierno recortó su presupuesto para 2017, en tanto que el director de la empresa está buscando asociaciones para sus seis refinerías en México.

"No me sorprendería si algunas de las refinerías mexicanas cerraran una vez que se liberara el mercado", dijo Andrew Echlin, analista de productos petroleros en Energy Aspects, vía telefónica desde Nueva York.

"Las refinerías de Pemex claramente necesitan invertir mucho dinero, y México está permitiendo ahora la importación de combustibles, lo que sin duda complica el panorama ya que ¿por qué no simplemente se recurre a una terminal en la costa del Golfo (de México) y se obtiene gasolina?".

Pemex procesó 848 mil 611 barriles de crudo al día durante agosto, un mínimo desde 1990 y 20 por ciento menos que el año anterior, de acuerdo con información del Sistema de Información Energética.

Las refinerías están operando al 51 por ciento de su capacidad de 1.65 millones de barriles al día, según datos compilados por Bloomberg. La disminución continuará en 2017 en medio de recortes al presupuesto de Pemex por parte del gobierno. La compañía no quiso hacer comentarios.

México podría eliminar el sistema de precios de los combustibles fijados por el gobierno para el próximo año en tanto trabaja para abrir su mercado energético. Otras reformas recientes han permitido a empresas privadas comprar participaciones en refinerías de Pemex, además de vender y distribuir combustible en México.

1
REDUCCIÓN DEL PRESUPUESTO


Tiempos oscuros para Pemex. (Cuartoscuro)


El gobierno mexicano asigno 392 mil millones de pesos (equivalente a 19 mil 700 millones de dólares) como presupuesto a ejercer por Pemex para 2017, 18 por ciento menos que este año, de acuerdo con documentos disponibles de la Secretaría de Hacienda, lo que llevó a Pemex a hacer recortes en exploración y producción de petróleo y gas natural, así como en el mantenimiento de las refinerías.

La compañía ha dicho por varios meses que planea vender activos de refinación y formar empresas conjuntas con socios privados para explotar los yacimientos petrolíferos de México.

Los recortes en mantenimiento afectarán los planes de venta de activos de Pemex, dijo Andrew Shepard, analista de mercados de refinación y productos petroleros en Wood Mackenzie en Houston.

“El gasto diferido en mantenimiento puede limitar los niveles de funcionamiento y aumentar el costo de que estos activos para una eficiente operación en el futuro, lo cual los haría menos valiosos para inversionistas potenciales”, dijo en una respuesta a preguntas enviadas por correo electrónico.

Pemex pronostica que la producción de crudo bajará a mil 925 millones de barriles al día para 2017 desde los 2.2 millones actuales. “La menguante producción de crudo es otro aspecto de la moneda, así que el acceso a insumos se ha vuelto un reto”, dijo Echlin.

El director general de Pemex, José Antonio González Anaya, dijo en una entrevista el 19 de abril en las oficinas de Bloomberg en Nueva York que invitar a socios podría incluir renunciar a un interés operativo en refinerías, que dijo pierden 100 mil millones de pesos al año.

En junio el productor estatal acordó con el fondo de capital privado First Reserve adquirir una planta de gasolina de contenido ultrabajo de azufre en la refinería de Madero para arrendarla a Pemex, aunque seguirá operándola.