Economía

Reducir la carga fiscal, pide la IP

El Consejo Coordinador Empresarial señaló que el ISR en el país es más elevado que el manejado por la OCDE; el organismo empresarial también planteó reincorporar la deducción inmediata en las inversiones en activos fijos.
Isabel Becerril
21 septiembre 2014 23:59 Última actualización 22 septiembre 2014 5:5
fábrica de estados unidos

La IP señala que el Impuesto Sobre la Renta en el país rebasa al manejado por la OCDE. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Para el sector privado la tasa del Impuesto sobre la Renta (ISR) de 30 por ciento para las personas morales es elevada, por lo que pidió que se reduzca a 28 por ciento.

El organismo argumentó que la tasa corporativa actual es elevada, comparada con la tasa media de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), situada en 26 por ciento.

En particular, porque a partir de este año existe en México un nuevo gravamen sobre dividendos de 10 por ciento de retención aplicable a personas físicas y a extranjeros, la cual pidió baje a 5 por ciento.

Asimismo, el Consejo Coordinador Empresarial planteó que se reincorpore el esquema de deducción inmediata en las inversiones en activos fijos, el restablecimiento de la deducibilidad al 100 por ciento de las prestaciones sociales a los trabajadores exentas y establecer un crédito en el Impuesto sobre la Renta propio y retenido por 30 por ciento de los montos no deducibles.


Además sugirió que se incremente a un salario mínimo la exención de los vales despensa, como en el Impuesto sobre la Renta, y que la retención por intereses de 0.6 por ciento que se cobran por concepto del Impuesto sobre la Renta en inversiones y deuda, disminuya a 0.1 por ciento.

En el documento que en breve entregará a la Cámara de Diputados, el Consejo Coordinador Empresarial, explicó que la iniciativa de la Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio 2015 contempla en el artículo primero, que la Federación percibirá ingresos por los siguientes conceptos: Impuestos sobre el patrimonio, Impuestos sobre Nóminas y Asimilable, así como Impuestos Ecológicos.

El organismo que preside Gerardo Gutiérrez Candiani, advirtió que esos rubros, de los cuales no existe una cantidad estimada, representan tres nuevos gravámenes, contradiciendo lo establecido en el Acuerdo de Certidumbre Tributaria, sobre la no creación o aumento de gravámenes, por lo que solicitó que los tres conceptos sean retirados de la Ley, con el fin de dar certidumbre a los contribuyentes.

COSTOS LABORALES

El Centro Coordinador Empresarial enfatizó que la propuesta de homologar las cuotas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con el Impuesto sobre la Renta, redundará en un incremento en las cuotas obrero-patronales que encarecerá los costos laborales en México. Ante ese panorama, señaló que la iniciativa de reforma al artículo 27 de la Ley del Seguro Social (LSS) debe limitar las prestaciones gravadas a las cantidades en efectivo y a bienes que se entreguen al trabajador por su trabajo y excluir las vinculadas con la relación laboral.

Esto, apuntó, evitará que conceptos que no son propiamente salarios, se incluyan en la base gravable del IMSS, como por ejemplo: la participación de los trabajadores en las utilidades de las empresas, las primas de seguros de vida y los seguros de gastos médicos mayores, cuotas al Seguro Social, pagos por separación, etcétera.

También el sector privado pidió revisar las deducciones y prestaciones para personas físicas y morales.

En el caso de las empresas resaltó que al aplicar una Ley como está, se frenan las inversiones en los activos fijos y se limita la posibilidad de expandir las unidades de negocio. “Porque no hay estímulos que alienten a los hombres de negocios a empujar otros sectores de la economía”, anotó.

PERSONAS FÍSICAS

Respecto a las medidas introducidas sólo para las personas físicas, el Centro Coordinador Empresarial subrayó que limitar la deducción en la declaración anual a sólo 10 por ciento del ingreso anual, o cuatro salarios mínimos que equivalen a aproximadamente 95 mil pesos al año, afecta el ahorro de las personas y la posibilidad de que puedan erogar recursos para gastos médicos y funerales.

Además, desequilibran los intereses por créditos hipotecarios y también se pone en perjuicio a los fondos de pensiones, “porque ya no hay incentivos para promover este tipo de prestaciones, afectando el ahorro a futuro”.

En tanto, dijo, para el trabajador también hay afectaciones, porque se acotaron las deducciones, ya que a partir de este año se limitó a 53 por ciento para efectos de Impuesto sobre la Renta los ingresos exentos, principalmente para previsión social, fondo de ahorro, pagos por separación, gratificaciones anuales , horas extras y prima vacacional y dominical.

Añadió que en los sistemas impositivos de nuestros principales socios comerciales hay estímulos que alientan el empleo y las inversiones en diversos sectores de la economía.