Economía

Reducir ISR ayudaría a encarar era Trump

La reducción de tasas que pretende implementar el gobierno de EU repercutiría en México, ya que tendría que reevaluar sus tasas para ser competitivo frente a su vecino del norte, alertan especialistas.
Dainzú Patiño
22 enero 2017 22:4 Última actualización 23 enero 2017 5:0
 [Algunas firmas ya están hablando de monetizarlas, pero si lo hacen estarían afectando al empleado porque se le aumentaría su pago de ISR” / Bloomberg]

La estrategia para México es hacer bajar las tasas de impuestos directos, ISR y revisar el IVA, exponen expertos. (Bloomberg)

La reducción de tasas corporativas que implementaría la nueva administración estadounidense representa el principal riesgo que enfrentará México en la era Trump, por lo que especialistas en temas fiscales y el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) coincidieron en que de hacerse realidad está propuesta de campaña, México tendría que bajar e incluso igualar la tasa de ISR.

En materia fiscal, el presidente Donald Trump, tiene entre sus planes reducir las tasas de impuestos federales corporativos de 35 a 20 por ciento y luego a 15 por ciento.

La no deducción de importaciones en el país y a la par, desgravar las exportaciones. También cobrar el ISR sobre flujo de efectivo y no sobre devengado.

empresas

De las tres propuestas, la reducción de la tasa corporativa es la que más afectaría a México en cuanto a competitividad de las inversiones.

“Si fuera el caso que se aceptara en Estados Unidos la reducción de tasas, México tendría que reevaluar sus tasas para ser competitivo frente a Estados Unidos y frente a los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos”, explicó a El Financiero, Brenda García, socia de Cabildeo de PwC.

Por su parte, Carlos Cárdenas, consejero independiente y expresidente del Instituto Mexicano de Contadores Públicos, dijo que “lo que más nos podría afectar es la baja de la tasa, porque si en Estados Unidos tienen tasas del 20 por ciento, y en México de 30 por ciento, serán difíciles -que lleguen- las inversiones a México”.

Añadió que la estrategia para México es hacer, “lo que por razones políticas no se ha hecho desde hace muchos años: bajar las tasas de impuestos directos, ISR, y revisar el IVA, para que lo que se deje de recaudar por ISR, se recaude de los impuestos indirectos (IVA, IEPS)”.

Por su parte, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) dijo que México debería instrumentar una política fiscal espejo con la de Estados Unidos para ayudar a compensar los efectos de las medidas tomadas por Estados Unidos, igualando la tasa de ISR a la propuesta por Trump de 20 por ciento.

“Bajar la tasa del Impuesto sobre la Renta en nuestro país y elevar o generalizar el IVA pueden ser medidas necesarias”, expuso el organismo en su comentario semanal.

En la página de Internet de la Casa Blanca se emitieron los primeros ejes para el plan de Donald Trump y para incentivar la economía y la generación de empleos destaca “la reducción de tasa para los estadounidenses en todos los niveles impositivos (…) una simplificación tributaria dará rienda suelta a la economía de Estados Unidos, creando millones de nuevos empleos y estimulando el crecimiento económico”.

Otra de las propuestas es desgravar las exportaciones estadounidenses y no dejar deducir las importaciones, para apoyar el consumo local. “Esto en el largo plazo, afectaría más a Estados Unidos, que a países como México o China, porque sus productos pueden volverse más caros y el dólar sería también más caro, entonces perdería competitividad. Sería un disparo en el propio pie, por parte de EU”, previó Cárdenas Guzmán.

Si esto pasa, a la larga el peso se depreciaría más y las exportaciones mexicanas se harían más competitivas, agregó.

Dijo que habrá dos momentos en el que se verán las implicaciones de las decisiones de Trump. En el corto plazo, o en seis meses y que ya afectó, por ejemplo en el tipo de cambio y en el largo plazo, donde se verá si los planes en materia fiscal, comercial y de migración se materializan como se plantearon en campaña.

Con información de L. Hernández.