Economía

Rediseño de presupuesto, para romper inercias: SHCP

Con el rediseño del Presupuesto de Egresos se busca romper con inercias históricas en el ejercicio de los recursos públicos y así hacer un uso más eficiente del gasto público, indicó la Secretaría de Hacienda.
Notimex
05 julio 2015 16:53 Última actualización 05 julio 2015 16:53
Petróleo

Ante la caída en los ingresos derivados del petróleo, el gobierno federal ha planteado la necesidad de gastar menos. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La nueva estructura programática que se utilizará para elaborar el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2016, busca romper con las inercias históricas que se tienen en el ejercicio de los recursos públicos con un enfoque base cero.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) destacó que esto permitirá orientar los recursos públicos al logro de resultados, es decir, buscar que los recursos estén direccionados al cumplimiento de las metas establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013-2018.

Ello, con el fin de lograr un mayor impacto en el bienestar de la población y hacer un uso más eficiente del gasto público, argumenta la dependencia federal en el Informe Semanal de su Vocería.

Señala que ante la caída en los ingresos derivados del petróleo, el gobierno federal ha planteado la necesidad de gastar menos, pero gastar mejor, por lo cual al inicio de este año el Ejecutivo planteó la necesidad de realizar una reingeniería del gasto, partiendo de una base cero.


Esto significa que para 2016 se hará un rediseño del PEF para que se asignen los recursos a los proyectos de inversión que sean más benéficos para la sociedad, y se revisarán las áreas de la Administración Pública que puedan hacerse más eficientes, a la vez de reducir los gastos de operación de gobierno.

Así, los objetivos centrales del presupuesto con enfoque base cero son alinear, de mejor manera, los recursos a los objetivos y metas establecidos en el Plan Nacional de Desarrollo, y fortalecer la eficacia y eficiencia de la Administración Pública Federal (gastar mejor).

Además, reducir los gastos de operación con medidas de austeridad al interior del gobierno federal; priorizar los apoyos a programas sociales y productivos; y continuar con el impulso a la inversión en infraestructura.

Con base en ello, se realizaron fusiones, re-sectorizaciones entre Ramos y eliminaciones de programas presupuestarios, sin perder de vista la vinculación a las Metas Nacionales que establece el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.

La Secretaría de Hacienda aclara que sólo puede proponer modificaciones al gasto de la Administración Pública Federal, por lo que para la estructura programática presentada únicamente se analizó y se realizaron modificaciones a aquellos que se encuentran dentro de los ramos del Poder Ejecutivo.

En general, para 2016 se propone emplear un total de 851 programas presupuestarios, lo que representa una disminución de 22.4 por ciento respecto a la estructura vigente, que considera mil 97 programas.

Con ello se busca optimizar la asignación de recursos con base en el logro de resultados y los beneficios económicos y sociales de los programas, argumenta la dependencia federal.

Con ello se evita la dispersión de esfuerzos en la aplicación de la política pública, y se beneficia a los usuarios de los servicios de agua potable, alcantarillado y saneamiento, agrega la dependencia.