Economía

Recorte al gasto de este año impactará más a la economía que en 2015

Para este año, el recorte al gasto público será más visible que el registrado en 2015 debido a que no es un año electoral, por lo que disminuirá el gasto corriente y menos plazas laborales en el sector público, señalaron directivos de Banorte.
Dainzú Patiño
14 enero 2016 22:54 Última actualización 15 enero 2016 5:5
dinero

Adicional a los recortes, México seguirá enfrentando los efectos de la baja en los precios del crudo a nivel global. (Bloomberg)

El impacto del recorte al gasto público mexicano este año sobre la economía mexicana será mayor al de 2015. En 2016 habrá reducción de plazas en el sector público, disminución del gasto corriente y proyectos que estaban contemplados a inicios de la actual administración federal no se concretarán, explicó la directora ejecutiva de Análisis Económico de Grupo Banorte, Delia Paredes.

De acuerdo con la especialista, el recorte al gasto el año pasado se aplicó a proyectos que aún no se habían desarrollado, como el tren México-Querétaro o el Peninsular. Por lo que el impacto del recorte en materia económica fue menor al que se prevé para este año.

“Para 2016 el gobierno federal anunció un recorte al gasto. Es gasto corriente, muchos proyectos se van a dejar de hacer, se va notar más en la economía a diferencia del año pasado. El año pasado fue electoral, cuando esto pasa los gastos de los gobiernos federal y estatales incrementan”, comentó en entrevista durante el México Business Forum 2016.

Al siguiente año de elecciones no se hace tanto esfuerzo de gasto, agregó la especialista.

Las votaciones de este año son en entidades más pequeñas y no hay elección de diputados ni de senadores, a diferencia de 2015.
Adicional a los recortes, México seguirá enfrentando los efectos de la baja en los precios del crudo a nivel global.

También el peso está depreciado frente al dólar, pero se trata de un tema externo.

La divisa se fortalece porque la Reserva Federal de Estados Unidos subió sus tasas, hay incertidumbre, entonces hay mucha demanda de dólares, expuso.

“La depreciación del peso frente al dólar no es precisamente un problema de México. No se relaciona, como en otras ocasiones, con desequilibrio de las finanzas públicas o de cuenta corriente. Es un tema externo, es difícil que el peso regrese a niveles anteriores por la fortaleza del dólar; otras monedas al igual que el peso mexicano se están depreciando frente al dólar”, comentó.

Ante este panorama, Banorte estima un crecimiento del PIB mexicano de 2.7 por ciento este año.

La demanda interna, el impulso de la manufactura y el avance de las reformas son los factores que sostendrán la mayor parte de este incremento, añadió.

Del total del crecimiento de Latinoamérica, 85 por ciento lo explicará México, pues Brasil seguirá en recesión. Los otros países son mucho más pequeños, detalló.