Economía

Cifra histórica de países afectados por recesión de 2009 retrasa recuperación: FMI

La recesión de 2009 estuvo acompañada de una crisis financiera, tuvo un periodo de duración más largo y profundo y en paralelo, por lo que su recuperación es muy lenta y débil, según el Fondo Monetario Internacional.
Leticia Hernández
20 octubre 2015 15:2 Última actualización 20 octubre 2015 16:5
[Bloomberg] Alarmantes tasas de desocupación entre los jóvenes: FMI. 

[Bloomberg] Alarmantes tasas de desocupación entre los jóvenes: FMI.

La recesión global de 2009 tuvo un grado sin precedentes de sincronización por el número histórico de países afectados, estuvo acompañada de una crisis financiera de elevada incertidumbre y gran divergencia de políticas, factores que en conjunto provocan una recuperación más lenta y débil que otras, concluye el libro publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), “Colapsar y resurgir: Entendiendo las recesiones globales y recuperaciones”.

Como recesión altamente sincronizada y acompañada de una crisis financiera, la de 2009 tuvo un periodo de duración más largo y profundo y en paralelo, la recuperación de estas recesiones sincrónizadas, “son muy lentas y tienden a ser más débiles que otras recuperaciones”, señalan los autores Ayhan Kose y Marco E.Terrones, del departamento de Investigaciones del FMI.

Definen una recesión global como una contracción en el PIB per cápita real mundial acompañado por una amplia baja en varias otras medidas de la actividad económica global. Una recuperación global corresponde a un repunte en la actividad mundial en uno a tres años siguientes a la recesión global.


Así, los últimos cuatro episodios de recesión global en el mundo fueron los de 1975, 1982, 1991 y 2009. Aunque cada uno representó dificultades únicas para la economía global, también compartieron múltiples similitudes, pero se diferencian las recesiones acompañadas por crisis financieras de las que no, porque las recuperaciones que siguen de este tipo de episodios son más largas y débiles, explicado en gran parte por los altos niveles de incertidumbre.

Los autores exponen que la evidencia empírica sugiere que la incertidumbre tiende a ser detrimental para el crecimiento económico. Una tendencia más alta de incertidumbre está asociada a una caída más profunda en la inversión y crecimiento de producción y consumo.

La incertidumbre económica se refiere a un entorno en el que poco o nada se sabe sobre el estado futuro de la economía. Hay muchas fuentes de incertidumbre económica, incluyendo cambios en las políticas económicas y financieras y regulaciones; diferentes puntos de vista sobre las perspectivas de crecimiento y los movimientos de productividad; así como potenciales guerras, actos de terrorismo y desastres naturales.

En la revisión que los investigadores realizan sobre la muestra de 163 países dentro de la base de datos de series anuales del FMI, divididos en tres grupos, economías avanzadas (24 países), economías de mercados emergentes (30 países) y otras economías en desarrollo (109 países).

Identifica el default de México en el cumplimiento de su deuda en agosto de 1982 como el inicio de la crisis de deuda de América Latina y la década de estancamiento, la llamada “década perdida” y señala otras crisis de México como las bancarias de 1975 y 1982; las cambiarias de 1977 y 1982 y la de deuda de 1982.