Economía

Proponen revisar sanciones para
'firmas en blanco'

La firma en blanco por parte de los centros de trabajo aunque es ilegal, aún está vigente en el mercado laboral mexicano, por lo que abogados han propuesto sanciones más fuertes a aquellos patrones que obliguen a sus empleados a firmar hojas en blanco.
Zenyazen Flores
15 febrero 2016 23:18 Última actualización 16 febrero 2016 5:5
vagoneros

Abogados han propuesto sanciones más duras a quienes apliquen las firmas en hojas en blanco. (Cuartoscuro)

Cuando un trabajador tiene la necesidad de un empleo acepta las condiciones establecidas por la empresa desde el inicio de su relación de trabajo y es en ese momento cuando el patrón le pide al trabajador que firme una hoja o varias hojas en blanco bajo la condicionante de que le dará el empleo.

Especialistas laborales señalan que la firma de una hoja en blanco es una práctica ilegal que es vigente en el mercado laboral mexicano, la cual no fue abordada en la reforma a la Ley Federal del Trabajo (LFT) del 2012, por lo que es necesario que en el contexto de la reforma de justicia laboral que prepara el gobierno federal se incluya esa problemática.

Durante un foro organizado por la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) de la ciudad de México, abogados propusieron revisar la inclusión de sanciones más fuertes a los patrones que obliguen a sus empleados a firmar hojas en blanco y que después son utilizadas como renuncias.

Manuel Fuentes Muñiz, profesor de la UAM Azcapotzalco, dijo que la firma de hojas en blanco es una práctica común y es un fraude a los trabajadores porque al final de la relación laboral el patrón redacta una renuncia que no es acorde a los derechos adquiridos por las personas, como pueden ser antigüedad, salario y prestaciones laborales.

Comentó que este práctica se da en todos los sectores de la economía, especialmente en la pequeña y mediana empresa por lo que propuso tipificar ese fraude como un delito en el Código Penal, pues las reformas a la LFT posiblemente “se queden cortas” para terminar con esa práctica.

Por su parte, Luis Díaz Mirón, rector de la Escuela Libre de Derecho, calificó como “una vergüenza” la firma de documentos en blanco, por lo que coincidió con Fuentes Muñiz en cuanto a incluir sanciones más fuertes en la legislación laboral para erradicar esa práctica del mundo del trabajo.

Darlene Rojas, presidenta de la JLCA, mencionó que hay propuestas que plantean que los trabajadores puedan denunciar a los patrones que obligan a firmar hojas en blanco en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) para que quede una constancia ante la autoridad para que quede una referencia de las empresas que utilizan ese mecanismo.

En abril de 2015, la Cámara de Diputados aprobó reformas a la LFT orientadas a terminar con la firma de hojas en blanco, al considerar este tipo de documentos como falsos por ser impuestos por el patrón o sus representantes y se establecieron multas hasta mil 900 salarios mínimos, sin embargo, esas modificaciones han sido insuficientes.

Fuentes Muñiz explica que no existen peritos en las Juntas de Conciliación que puedan verificar la autenticidad o antigüedad de la firma del trabajador en una hoja en blanco que se convirtió en renuncia y que quizá estuvo archivada tres años, tiempo en el que las condiciones laborales del empleado pudieron haber cambiado.