Economía

Primarias, tan caras
como las universidades

Las malas condiciones de la educación básica pública han sido aprovechadas por los planteles privados, los cuales llegan a cobrar incluso más que varias universidades debido a los beneficios que ofrecen, como inglés desde niveles tempranos, instalaciones deportivas de calidad o la actualización de sus docentes.
Everardo Martínez
03 marzo 2015 0:8 Última actualización 03 marzo 2015 5:5
Colegio

Diversos colegios cobran por inscripción y colegiatura cuotas mayores a las de universidades privadas. (Tomado de www.facebook.com/ColegioAlemanAvHumboldt)

CIUDAD DE MÉXICO.- Como consecuencia de la mala calidad de educación en gran parte de las escuelas públicas de nivel básico, la demanda que han tenido las privadas ha aumentado y junto a los beneficios que ofrecen los costos han repuntado, llegando en algunos casos a ser superiores a los precios de las universidades privadas, señalaron expertos.

En un ejercicio realizado por El Financiero, algunas escuelas privadas de nivel primaria, incluso han superado al de algunas universidades de paga.

Por ejemplo, en el Colegio Edron y el Colegio Alemán Campus Norte por año se pagan de 124 mil 960 a 132 mil pesos, por 10 meses de colegiatura e inscripción. En tanto, universidades como la Unitec y del Valle de México, cuestan entre 95 mil 580 y 115 mil 755 pesos por dos semestres.

Cristina Casanueva, académica de la Universidad Iberoamericana, indicó que las escuelas privadas participan en la educación en México con alrededor de 15 por ciento de los centros, y esos niveles encienden focos rojos pues aluden a la pobre calidad de educación pública del país.




Explicó que el aumento que ha habido en los últimos años en los costos de la educación básica privada se debe a las malas condiciones en que se encuentra la pública.

Entre los aspectos que detienen la mejora, dijo, están los sindicatos que obstaculizan la renovación de educadores.

Explicó que las instituciones privadas están aprovechando la necesidad de las familias por la calidad en las escuelas y eso, aunado a los diferentes beneficios que otorgan los colegios privados como idiomas desde tempranos niveles, instalaciones para incentivar las prácticas deportivas o el grado de los profesores, vuelve los costos altos, a veces, a niveles superiores a los de ciertas universidades.

Alejandro Ocampo, del Tecnológico de Monterrey campus estado de México, argumentó que la educación elemental es igual o más importante que la superior porque supone los cimientos de la preparación integral de las personas.

“La educación es como una pirámide, donde la educación es la base, y el que sea integra dependerá no sólo del perfeccionamiento mental, sino también del físico”, apuntó.

Por su parte, en el aspecto de la demanda, Raymundo Tenorio, director de programas de economía del Tecnológico de Monterrey abundó que el bono demográfico como aumento de la población ha supuesto en las escuelas particulares, casos que la oferta de las instituciones públicas no dé abasto a la demanda y que ésta se mude a las instituciones privadas.

“Además del aumento de la población, el crecimiento de la fracción de la clase media que puede invertir en la educación de sus hijos ha aumentado y también hay variedad de las privadas en cuanto a costos por lo que hay para diferentes tipos de bolsillos”.

Por otro lado, para David Lozano, coordinador del centro de análisis multidisciplinario de la UNAM, el aumento en las colegiaturas de las privadas elementales, tiene más peso en la gravación del Impuesto Sobre la Renta que la poca calidad de las públicas, pues indica que con el régimen fiscal, los padres de familia pueden deducir impuestos.
Existe la idea en la población que las escuelas privadas son más prósperas, indicó Casanueva de la Ibero.

La alta demanda, producto de la mala calidad de la educación pública, destapa dos tipos de educación privada a nivel elemental, aquellas con vocación didáctica sin ánimo de lucro y las otras que suben las colegiaturas para maximizar utilidades, con animo de lucro, agregó la especialista.

La pieza clave para la educación de calidad son los maestros, sin embargo en lo que respecta a la educación pública los sindicatos no han permitido renovar la plantilla y en la educación privada eso no existe, no obstante son mal pagados, señaló la académica.