Economía

Prevén que pensiones y costo de deuda requerirán 2 puntos del PIB en 2021

Debido a que no hay margen fiscal para programas que impliquen mayores recursos, debe contemplarse una disminución de recursos presupuestales, advirtió el Instituto Belisario Domínguez, el cual señaló que para 2021, las pensiones y costos por deuda requerirán dos puntos porcentuales del PIB del país.
Dainzú Patiño
21 octubre 2015 21:52 Última actualización 21 octubre 2015 21:52
pensiones

Las pensiones y jubilaciones requerirán dos puntos del PIB para 2021. (Cuartoscuro)

El pago de pensiones y jubilaciones y costos financieros por deuda, requerirán dos puntos porcentuales del PIB, por lo que se debe proyectar una disminución de los recursos presupuestales hasta 2021, señaló el director de Finanzas del Instituto Belisario Domínguez, Noel Pérez Benítez.

“No contamos con el espacio fiscal para llevar a cabo programas de política pública que impliquen una fuerte expansión del gasto”, dijo durante su participación en el foro "Paquete Económico 2016: Los desafíos de la nueva realidad fiscal”.

Precisó que el ajuste más fuerte en ingresos se registrará entre 2015 y 2016, al pasar del 22.2 por ciento al 21.5 por ciento del PIB y, aun con las modificaciones a la Ley Fiscal, el incremento de los recursos apenas será de una décima de punto y alcanzará el 21.6 por ciento del PIB.

Luis Madrazo jefe de la Unidad de Planeación Económica de la Secretaría de Hacienda reconoció este problema, pero hizo hincapié en que México, a diferencia de otras naciones avanzadas, reformó sus sistemas de pensiones en términos de cómo va envejecer la población.




“Ambas reformas del IMSS y el ISSSTE requirieron un periodo de transición muy largo, un periodo en el que básicamente estamos pagando dos sistemas, el viejo y el nuevo, durante la transición que estamos viviendo vamos a estar haciendo un doble pago de las pensiones, y cuando se ven en las finanzas públicas, a veces nos va pesar. Pero es importante reflexionarlo como una inversión”, dijo el funcionario.

Frente a estas dos presiones ineludibles, es necesario que el gasto público no se vea a partir de programas sociales dispersos, “que no contribuyen al crecimiento económico ni a la reducción de la pobreza, como tampoco a la equidad”, determinó por su parte Jorge Chávez Presa, consultor internacional

Llamó al Congreso de la Unión a atender el principio de presupuesto equilibrado contenido en la Constitución Política en su artículo 73, que permite el endeudamiento sólo para obra pública que represente un activo para generar recursos para pagar esa deuda.

Lo anterior implica, agregó, que los legisladores deben también observar el ordenamiento constitucional de que las inversiones públicas deben generar riqueza, pues actualmente “tenemos aeropuertos donde sólo aterrizan moscas, carreteras en las que no circula nadie, es decir, tenemos inversiones que son desperdicio y pérdidas para la sociedad”.