Economía

Prevé Banxico más inflación por gasolinas y depreciación del peso

El Banco Central anticipó que en en los próximos meses habrá un incremento transitorio en los precios, como consecuencia del alza en el costo de los combustibles y de la depreciación del peso frente al dólar.
Dainzu Patiño y Jeanette Leyva
29 diciembre 2016 22:30 Última actualización 30 diciembre 2016 5:0
Banxico inflación

Banxico inflación

El Banco de México prevé una mayor inflación para 2017, debido a riesgos al alza como una mayor depreciación al peso, además de incrementos súbitos en los precios de los bienes agropecuarios y las gasolinas.

De acuerdo con la minuta de la última reunión de la Junta de Gobierno del banco central, la mayoría de los integrantes anticipa para los próximos meses un incremento transitorio en la inflación, “derivado fundamentalmente de choques en precios relativos, para luego retomar la convergencia a la meta”.

La Junta estimó que la inflación para el cierre del presente año se ubicará ligeramente por arriba del tres por ciento mientras que para 2017 registrarán incrementos adicionales.

Incluso, un miembro consideró que el nivel de inflación podría ubicarse por encima del límite superior del intervalo de variabilidad en algunos de los próximos meses, aunque la mayoría espera que tanto la inflación subyacente como la general se ubiquen dentro del rango objetivo hacia el cierre del año.

La mayoría explicó que estas previsiones consideran el efecto de los cambios en los precios derivado de la depreciación del tipo de cambio, así como los efectos del incremento anunciado para el salario mínimo y de la liberalización gradual de los precios de las gasolinas.

Analistas económicos ya revisaron al alza sus pronósticos de inflación para 2017, luego del anuncio en los aumentos en los precios de las gasolinas. Economistas de Ve por Más ajustaron su pronóstico de 3.9 a 4.5 por ciento; los de BBVA Bancomer de 4.1 a 4.7 y los de Banorte de 4.3 a 4.7 por ciento.

Gabriela Siller, directora de análisis económico de Banco Base, comentó para El Financiero Bloomberg que el alza sorpresiva de 50 puntos base en la tasa de referencia de Banxico representó un deterioro para las condiciones de inflación del siguiente año. Además se agregan factores como los precios de la gasolina y el diésel, el incremento al salario mínimo y la depreciación del peso.

“Se espera que en el siguiente año se puedan alcanzar máximos históricos en el tipo de cambio dados los resultados de las elecciones en Estados Unidos”, dijo. Indicó que habrá que esperar al 20 de enero cuando asuma el poder Donald Trump y ver cuáles son las medidas que tomará y de qué manera afectarán a la economía mexicana.

REPUNTARÁ INFLACIÓN EN ENERO A 4%
Analistas de BBVA Bancomer esperan que la inflación anual se ubiqiue en 4.15 por ciento en enero próximo y que alcance un pico de 5 por ciento en julio, manteniéndose por encima de 4 por ciento durante todo el año.

Ajustó su previsión para el siguiente año a 4.7 por ciento, cuando anteriormente era de 4.1 por ciento. “Estas previsiones ya suponían además un mayor ritmo de traspaso del tipo de cambio a los precios (pass-through), que, no obstante, seguimos anticipando que no supondrá efectos de segundo orden. Además, las estimaciones suponen que el peso no se debilitará en 2017”, indicó.

Entre los elementos que presionarán la inflación durante 2017 está el aumento en los precios de las gasolinas, que en el transcurso del año ya han impulsado el alza del INPC.