Economía

Presupuesto Base Cero requerirá mayor transparencia: CEFP

Pedro Contreras, director del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara baja, destacó que el nuevo Presupuesto de Egresos debe hacer más eficiente y transparente el uso de los recursos públicos y continuar con el impulso a la inversión en infraestructura.
Marcela Ojeda
13 julio 2015 11:59 Última actualización 13 julio 2015 12:45
Peso (Bloomberg)

Peso (Bloomberg)

Ante la caída internacional de los precios del petróleo y la crisis financiera internacional, es necesario hacer más eficiente y transparente el uso de los recursos públicos, enfatizó Pedro Ángel Contreras López, director general del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP).

México se enfrenta a una situación de escasez de recursos que ha llevado al Gobierno Federal a tomar medidas precautorias para afrontar la crisis, e integrar el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2016 bajo la metodología del Presupuesto Base Cero, recordó el especialista.

Ello obligará a adoptar medidas de austeridad al interior del Gobierno Federal, priorizando los apoyos a programas sociales y productivos, y continuando con el impulso a la inversión en infraestructura.

En la sesión inaugural del “Congreso Internacional Invierte Temprano. Aportaciones para el Presupuesto Base Cero”, el director general del CEFP recordó que en la última semana de junio, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) envió a la Cámara de Diputados la Estructura Programática que será empleada para la elaboración del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2016.

Reiteró que ahí, la SHCP propone que el número de programas presupuestarios pase de un total de mil 97 a 851.

“Es decir, contempla una reducción de los programas sociales que verán reducidos sus beneficios, lo que generará un mayor reto para que la aprobación del Paquete Económico 2016 atienda las principales demandas”.

Subrayó que el objetivo de emplear la técnica de presupuestación base cero lleva a hacer una revisión a fondo del gasto público, que se construirá desde cero, y de ahí que el Presidente Enrique Peña Nieto haya instruido a todas las dependencias y entidades públicas a evaluar y analizar los programas y políticas sociales para eliminar aquellos que ya no respondan a las necesidades actuales de los mexicanos.

Al dar una aproximación sobre sus alcances, Contreras López dijo que el Presupuesto Base Cero consiste en que cada uno de los programas gubernamentales se revise como si no tuviera presupuesto asignado.

Así, a partir de la entrega de los Precriterios Generales de Política Económica 2016, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y todas las dependencias revisarán cada programa, a fin de justificar si deben existir, y determinar si cada peso que se le asigne se usa de manera eficiente.

“Esta revisión permitirá identificar los avances, oportunidades, retos y tareas pendientes como el tema de la niñez, que es uno de los objetivos de este congreso”, indicó.

Dijo que el Congreso Internacional Invierte Temprano se trata de hacer de un problema una oportunidad para la reflexión y para mejorar, y que aportará elementos valiosos que facilitarán el análisis y la determinación de las prioridades del gasto a ejercer, en especial en la inversión en la primera infancia.

Puntualizó que los organizadores del Congreso (Un Kilo de Ayuda, el Hospital Infantil de México Federico Gómez, el Banco Interamericano de Desarrollo y el CEFP), enfatizan que “es necesario invertir en la niñez, no sólo por empatía social ni por solidaridad, sino por un interés económico de largo plazo en beneficio de la república mexicana”.