Economía

Presupuesto base cero, para dar más solidez fiscal

Arrancando en 2016, el diseño del Presupuesto de Egresos de la Federación será con una metodología base cero, con lo que toda asignación de fondo deberá ser justificada cada año a partir de cero según su costo-beneficio.
Dainzú Patiño
12 agosto 2015 0:48 Última actualización 12 agosto 2015 5:5
billetes

El Paquete Económico de 2016 será diseñado por primera vez en la historia del país, con metodología base cero. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- En poco menos de un mes, la Secretaría de Hacienda entregará al Congreso de la Unión el Paquete Económico de 2016, que incluye un Presupuesto de Egresos que en principio será menor en 135 mil millones de pesos al de este año y habrá sido construido con una metodología base cero.

De acuerdo con Bank of America Merrill Lynch, un entorno externo desfavorable podría conducir al gobierno federal a reducir su gasto en 9 por ciento en términos reales en el segundo semestre de 2015, y en más de 2 por ciento del PIB para finales de 2016, señaló Carlos Capistrán, economista en jefe para México de la institución.

“El gasto total del sector público aumentó 7.4 por ciento anual real en el primer semestre de 2015, antes de las elecciones federales y locales de junio. Si tomamos el total del gasto aprobado por el Congreso para 2015 y restamos el recorte anunciado por el gobierno para este año, menos lo que el gobierno ya gastó, entonces el gasto del gobierno necesita contraerse en un 9 por ciento interanual en términos reales para esta segunda mitad del año”, explicó en un análisis.


Lo anterior, considerando que el gobierno ha asignado 31 mil millones de pesos que Banco de México transfirió como superávit operacional a un fondo de inversión para infraestructura que será utilizado en 2016. Pese a esto, será necesario un ajuste para 2016, que tendrá como fundamento la metodología base cero.

¿QUÉ ES EL PRESUPUESTO BASE CERO?
Por primera vez en la historia de México, el diseño del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) se basará en la metodología base cero, arrancando en 2016.

Para ello, desde inicios de este año la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) trabaja con organismos como el Banco Mundial y el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

La metodología tiene su origen en la iniciativa privada en la década de los sesenta. Radica en que toda asignación de fondo debe justificarse cada año a partir de cero, sobre la base de su costo y beneficio.

Caso contrario a como se ha diseñado el PEF por décadas, pues los fondos para programas presupuestarios, por ejemplo, se destinan de acuerdo al monto asignado el año inmediato anterior, incrementándose año tras año, explicó Sunny Villa, investigadora del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Diseñar un presupuesto base cero, de acuerdo con teóricos como Peter A. Pyhrr, Peter Sarant y José Barea, radica en que cada unidad decisoria, en este caso cada organismo federal, justifique con detalle la totalidad de sus necesidades para todo el año con objetivos y metas definidas. También identifica métodos alternativos y eficientes en el empleo de recursos limitados para lograr las metas.

Para que esto se logre, la información debe compilarse en documentos llamados “Paquetes de decisión”, que se evalúan, clasifican y priorizan a través de un análisis costo-beneficio. Al final de la evaluación, se asignan los recursos.

A LA MEXICANA
Lograr un real presupuesto base cero no es tarea de nueve meses, puede llevar de dos a tres años, pues se deben revisar a fondo los gastos. Radica en un “borrón y cuenta nueva”, como borrar la nómina, la lista de recursos materiales, y a partir de tus objetivos asignar recursos, indicó Héctor Villarreal, director del CIEP.

En los Pre-Criterios Generales de Política Económica 2016, Hacienda determina al ejercicio como una “Reestructuración del proyecto de Presupuesto de Egresos para 2016 con un enfoque base cero”, es decir el inicio de una metodología que irá avanzando.

El proceso radicará, primero, en identificar complementariedades, similitudes o posibles duplicidades en los programas y estructuras.
Segundo, priorizar los programas presupuestarios conforme a las metas nacionales del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.

Tercero, para los programas a los que se les dé prioridad, y con base en su desempeño, se establecerán criterios adicionales para la prelación de programas y proyectos de inversión con base en una mayor rentabilidad social y económica.

También se promoverá una mayor participación del sector privado en los esquemas de financiamiento. El 1 de julio, Hacienda presentó una reestructura programática que llevó a una reducción de 304 a 99 programas.

Haz clic para ampliar la imagen

El gobierno prepara un Presupuesto de Egresos que en principio será menor en 135 mil millones de pesos al de este año y construido con una metodología “base cero”.