Economía

Política monetaria vuelve a ser el centro de atención tras G-20

Tras la reunión del G-20, la tarea de fortalecer la economía mundial ha recaído en los bancos centrales, cuyas autoridades temen que la política monetaria se haya quedado sin municiones y que los futuros estímulos puedan ser incluso dañinos.
Reuters
28 febrero 2016 11:34 Última actualización 28 febrero 2016 11:34
IIF

Los bancos centrales han mantenido las tasas de interés cerca e incluso por debajo de cero durante años. (Bloomberg)

El fracaso ampliamente esperado de los líderes del grupo G-20 para acordar nuevas medidas que fortalezcan la economía mundial en una reunión en Shanghái el fin de semana ha devuelto la responsabilidad a los bancos centrales.

Pero tras años de intentos cada vez más desesperados para impulsar el crecimiento, existe el temor entre sus autoridades de que la política monetaria se haya quedado sin municiones efectivas y de que los futuros estímulos puedan incluso ser dañinos.

"La política monetaria es extremadamente expansiva, hasta el punto de que incluso podría ser contraproducente en términos de los efectos secundarios negativos para los bancos, las decisiones y el crecimiento", dijo el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, en la reunión del G-20.

"Las decisiones fiscales y monetarias han alcanzado sus límites (...) Si queremos que la economía real crezca, no hay atajos que eviten las reformas", añadió.

El G-20 reconoció que la política monetaria por sí sola no es suficiente para combatir los crecientes riesgos globales, pero los líderes no lograron esbozar nuevas medidas concretas, ofreciendo sólo promesas vagas y generales.

Frente a un nuevo paradigma de bajo crecimiento y el legado de la crisis, los bancos centrales han mantenido las tasas de interés cerca e incluso por debajo de cero durante años, esperando en vano a que los gobiernos realicen reformas en lugar de señalar a la política monetaria.

Atravesando territorio desconocido, los bancos centrales más pequeños como el suizo, sueco o danés incluso rebajaron los tasas a terreno negativo, elevando las perspectivas de que la política monetaria aún tenga algún margen. El Banco de Japón y el Banco Central Europeo (BCE) siguieron sus pasos, pero los resultados han sido dispares y con efectos secundarios.

POSIBLE PERO COSTOSO
"Algunas cosas pueden ser técnicamente posibles, pero es algo diferente a que sean realizables", dijo el miembro del banco japonés Takahide Kiuchi. "La realidad en Japón es que cada vez es más difícil dar pasos en los que los méritos compensen los costos", dijo Kiuchi, sugiriendo que la entidad podría haber agotado sus opciones cuando redujo su tasa referencial por debajo de cero el mes pasado.

Aunque el recorte puso la rentabilidad de los bonos a territorio negativo, no logró apuntalar las bolsas ni detener la poco bienvenida apreciación del yen, lo que implica que la decisión no logró sus objetivos.

En un mundo de políticas monetarias poco convencionales impera la ley de rendimientos decrecientes, de modo que cada nueva medida rinde menos y conlleva un mayor riesgo.

Las tasas bajas y las compras de deuda de los bancos centrales, una parte clave de la política monetaria no convencional, alimentan las burbujas de precios de los activos, particularmente los inmobiliarios, y mantienen en funcionamiento empresas "zombi" al permitirles acceso al crédito barato, reduciendo lentamente la competitividad.

Los tasas reducidas también minan los beneficios bancarios, eventualmente reduciendo la capacidad de crédito de las entidades, a la vez que las medidas no convencionales impactan en los mercados reduciendo la liquidez y el acceso a los mismos.

Mientras China, Japón, el BCE y Suiza buscan un tipo de cambio más débil, los bancos afrontan el riesgo de una guerra abierta de divisas, perdiendo su capacidad de impulsar los precios y competitividad mediante la devaluación.

"Los bancos centrales deberían repensar su estrategia", dijo Michael Heise, economista jefe de Allianz, aseguradora y uno de los mayores inversores del mundo. "El poder de los bancos centrales es limitado. Hemos confiado de más en los bancos centrales para arreglar el problema, pero no está bajo su control", dijo.

Todas las notas ECONOMÍA
Rondas de renegociación del TLCAN serán duras: Trudeau
México autoriza operación de banco coreano KEB Hana
Aseguradoras tendrán pérdidas menores tras sismos y huracanes: S&P
Pemex recibe falsa amenaza de bomba en oficinas de la CDMX
7 nuevas petroleras firman contratos con la CNH
Actividad económica avanza en julio
AMPI Querétaro apuesta por un clúster inmobiliario
Crece 84% IED alemana en Querétaro
Crédito de la banca de desarrollo pierde dinamismo en el Bajío
Así es como los bancos apoyarán a clientes afectados
¿Buscas un seguro? Estos robots te ayudarán a escoger
Trump insiste en tasa para empresas del 15%
¿Cómo es una negociación como la del TLCAN?
Ellos serían los más afectados si termina el TLCAN
Lo que se necesita para la recuperación económica de México tras sismo
Inflación baja a 6.53% desde máximo en 16 años
El chile habanero tendrá su denominación de origen para evitar las copias chinas
Ellos son los que han sumado más de 5 mdd en donaciones tras sismo
Empleados afectados por el sismo obtendrán créditos hipotecarios
Cuarto de Junto, presente en tercera ronda de negociación del TLCAN
EU se vuelve a mostrar hermético en reglas de origen de TLCAN
Metanfetamina, cocaína y petróleo: el auge de la droga en la región del esquisto de Texas
Caja Popular Mexicana se une a la iniciativa de cero comisión en cajeros
Producción de petrolíferos se recupera ligeramente en agosto
Pérdidas aseguradas sumarían hasta 2 mil mdd por sismo en México