Economía

Política de déficit fiscal
es una bomba de tiempo: CEESP

Con este esquema, el CEESP advierte que el gobierno se lleva
la mayor parte de los recursos financieros de la economía; además indicó que el aumento de ingresos por recaudación
se diluye por el alza en el pago de pensiones.
Clara Zepeda
26 mayo 2014 23:30 Última actualización 27 mayo 2014 5:0
dinero

La política fiscal mexicana es una bomba de tiempo, advierte el CEESP. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante los pasivos laborales que tiene el gobierno federal, el incremento de las tasas de interés a nivel mundial y la implementación de un déficit primario, la estabilidad macroeconómica en la que ha vivido México en la última década y media está en riesgo con la presente administración.

En entrevista con EL FINANCIERO, Luis Foncerrada, director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), advirtió que el déficit que está proponiendo la presente administración durante sus años de gestión, que se incrementaría 0.1 puntos porcentuales, es preocupante.

Tan sólo este año ha propuesto un déficit de 4.1 por ciento del PIB, alrededor de 700 mil millones de pesos; mientras que la cantidad de ahorro que se generará este año en el país sería de entre 800 mil millones y un billón de pesos.

“Si el sector público requiere 700 mil millones de pesos para gastar, se llevaría tres cuartas partes de los recursos financieros disponibles para la economía, principalmente para financiamiento de las familias y de las empresas.

“Y si le agregamos lo que le quita a la economía vía impuestos, que son como 190 mil millones de pesos, estamos hablando de alrededor de 900 mil millones de pesos que le quita el gobierno a la economía, tanto por impuestos como por financiamiento. De ahí parte de la respuesta de por qué México no está creciendo”, sentencia el economista.

Añade que es un gasto excesivamente alto que no se canaliza a la inversión, sino a proyectos existencialistas, “ese no sirve para el crecimiento”.

“Algo todavía más peligroso es el déficit primario, cuando al presupuesto le quitamos los intereses de la deuda y de todas maneras hay déficit. Tenemos que endeudarnos para pagar intereses (...) es como si fueras al cajero para retirar dinero para pagar ese plástico”, afirma.

AFECTA RECAUDACIÓN

Luis Foncerrada sostiene que el pasivo laboral del gobierno federal es de 100 por ciento del PIB. “Año con año el gobierno debe de aumentar su gasto para pagar nuevas pensiones, en alrededor de medio punto del PIB, este año el incremento de los impuestos aumentó un punto del PIB, pues ya desapareció 0.5 por ciento por pensiones”.

El año que entra, por el alza de las tasas en EU, es un hecho que se están preparando los países para incrementarlas también. México tendrá que aumentar los réditos si desea retener el capital financiero extranjero, actualmente de 146 mil millones de dólares, ya que las reservas están en 186 mil millones.

“Si le sumamos medio punto por pensiones, más medio punto por incremento de tasas de interés, ya se fue le fue el punto porcentual que se logró con el incrementó por impuestos”, describe Foncerrada.

“El gobierno debe ser cuidadoso y responsable en creer que la reforma energética es el plan para cubrir déficits con los ingresos que se estima que tendrían”.

El directivo del CEESP afirma que es insostenible e irresponsable que el gobierno le esté apostando a que el incremento de los impuestos por los derechos de los hidrocarburos puede llegar a ayudarles a compensar y eventualmente a reducir los déficits y los altos requerimientos de financiamiento.