Economía

Piratería disminuye
la competitividad
de América del Norte

La piratería afecta la generación de empleos, la innovación y hasta la salud, señaló el embajador estadounidense Anthony Wayne, quien enfatizó que para combatirla se debe atacar tanto la fabricación como la distribución y financiamiento de los grupos a gran escala que la producen.
Dainzú Patiño
02 julio 2014 1:54 Última actualización 02 julio 2014 5:0
Ambulantaje

La piratería tiene en Tepito uno de sus importantes centros de distribución. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- La fabricación, venta y distribución de productos pirata socavan las economías de Estados Unidos y de México, además de que generan un efecto negativo sobre las innovaciones y ponen en peligro la seguridad pública, afectando en sí la competitividad de la región de América del Norte, señaló Anthony Wayne, embajador de EU en México.

“Este fenómeno ha causado que se pierdan empleos de ambas partes de la frontera. Disminuye la innovación, pone en riesgo la salud y seguridad pública, pues se distribuyen desde medicamentos hasta música”, dijo durante la inauguración del Taller Avanzado de Cumplimiento Efectivo Contra Mercados Notorios.

Destacó que dado que este problema trasciende fronteras, agentes de EU han realizado ya siete entrenamientos a personal de las aduanas mexicanas. Con ello están listos para identificar productos falsos e impedir que éstos entren o salgan de territorio mexicano.

Por igual este taller complementa las acciones para prevenir estos delitos, explicó por su parte Guillermo Wolf, vice presidente ejecutivo y director general de la American Chamber México.

Wayne consideró que también “es esencial que todas las agencias federales de México y organizaciones internacionales encargadas de la procuración de justicia, trabajen en conjunto con la industria para hacer frente a estos desafíos.

El “Informe Especial 301” de la Oficina del Representante Comercial de EU, señala que Tepito en la Ciudad de México y el mercado de San Juan de Dios, en Guadalajara, son los principales centros de distribución a nivel nacional.

Añadió que deben aumentar las penas por este tipo de delitos en México, como si se tratara de tráfico de drogas o armas.

Además indicó que las acciones no deben concentrarse en incrementar el número de operativos contra delincuentes de bajo perfil, sino evitar la fabricación, distribución y financiamiento de los grupos de gran escala.

“En la actualidad estos grupos aprovechan infraestructura y rutas de contrabando ya existentes. Un vendedor ambulante puede generar unos cuantos pesos, pero sus proveedores están generando millones de pesos de manera ilícita”, culminó Wayne.