Economía

PIB en México se desaceleraría en el segundo trimestre

Un bajo crecimiento en la actividad industrial y la moderación en el sector servicios son factores que de acuerdo con el consenso de analistas, generarían una desaceleración en la economía mexicana de 2.6 a 2.4 por ciento en el segundo trimestre del año.
Jassiel Valdelamar
28 julio 2016 23:58 Última actualización 29 julio 2016 5:5
industria en México

Los analistas señalaron que la desaceleración puede atribuirse principalmente al sector industrial. (Bloomberg)

El consenso de analistas económicos consultados por Bloomberg estima que el crecimiento de la economía mexicana se habría desacelerado en el segundo trimestre a 2.4 por ciento, desde el 2.6 por ciento observado en el primer cuarto.

Además, la encuesta arroja que el mercado espera una contracción trimestral de 0.1 por ciento, en comparación con el 0.8 por ciento observado en los tres primeros meses del año y esta sería la primera caída desde que el Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo uno por ciento en el segundo cuarto del año 2013.

Los expertos atribuyen un menor dinamismo económico al bajo crecimiento que ha reportado la actividad industrial y a la moderación en el sector servicios, que ha sido el principal motor de la producción.

FOCOS ROJOS
Focos rojos. Los indicadores relacionados con el sector externo muestran un desempeño negativo y han restado dinamismo al PIB.
Motor económico.

El mercado interno ha sido el soporte de la actividad económica, ante el buen desempeño del consumo de los hogares. 

Los riesgos. Para analistas de Banco Base son la desaceleración del consumo, de las exportaciones y de las inversiones, así como una mayor inflación.


PEGA DEBILIDAD INDUSTRIAL
Félix Boni, director general de análisis de HR Ratings y Alfonso Sales, analista de la misma firma, aseguraron que esta desaceleración puede atribuirse principalmente al sector industrial, ya que este subíndice muestra una contracción trimestral anualizada a mayo de 2.47 por ciento, lo que contrasta con el avance de 1.56 por ciento en el primer trimestre del año.

Adicionalmente, señalan que se observa una desaceleración en el sector servicios con un crecimiento de únicamente 0.78 por ciento, contra su expansión de 3.77 por ciento en el primer trimestre.

“La desaceleración en el sector servicios (especialmente en el consumo) es importante, ya que éste ha sido el sector que ha impulsado a la economía durante el año”, indicaron los especialistas de HR Ratings.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, aseguró que hay información para plantear que será un PIB menor que el del primer trimestre, pues las cifras a mayo del IGAE revelan que hubo una actividad menos fuerte por la desaceleración del sector industrial y el sector agropecuario.

La desaceleración que se observa en el sector industrial tiene una fuerte relación con la manufactura, y esto se puede observar claramente en las exportaciones de México que ya tienen varios meses cayendo a tasa anual, lo que a su vez está vinculado con el freno en el mercado de Estados Unidos.

Con los datos del IGAE es muy claro que el consumo, específicamente la parte de comercio, servicios de transporte y financieros se ha debilitado. Estos tres elementos son la mitad del PIB del sector servicios, por lo que al desacelerarse todo el sector terciario pierde dinámica.

“Desde mi punto de vista estaremos viendo un PIB trimestral anualizado que ronde el 2.0 y 2.1 por ciento, mientras que en la cifra trimestre contra trimestre se observará una caída”, mencionó De la Cruz.

SEGUIRÁ FIRME EL CONSUMO

La falta de tracción en el sector manufacturero es particularmente responsable de la desaceleración económica en el segundo trimestre, y no hay signos visibles de que se recupere en el corto plazo, afirmó FocusEconomics.

La firma considera que los fundamentales saludables de consumo, como el del empleo, el aumento de los salarios reales y el movimiento de las remesas a un buen ritmo, continúan sugiriendo que el consumo privado se mantuvo firme en el segundo trimestre del año.

“Sin embargo, las malas noticias en el sector manufacturero parecen sugerir que el crecimiento económico es frágil y subraya el hecho de que México no es capaz de mantener tasas de crecimiento significativas”, aseguró el documento LatinFocus Consensus Forecast.

El indicador manufacturero elaborado por el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) se desplomó desde 51.4 puntos en mayo a 47.5 puntos en junio. El resultado tomó por sorpresa a los analistas, ya que esperaban que el índice aumentara a 52.1 puntos.

Con el desplome de junio, el indicador sorprendentemente se ubicó en un nivel que no se veía desde hace tres años, ya que cruzó por debajo del umbral de 50 puntos que indica una contracción en el sector.

De acuerdo con un reporte de Banco Base, las cifras económicas muestran una realidad poco favorable para el país, lo cual seguramente se confirmará con el dato del PIB de hoy.

La institución indicó que además de que se espera un menor crecimiento, se han incrementado los riesgos sobre la economía, lo que se hace evidente con la caída en las exportaciones y un mayor déficit en la cuenta corriente que podría magnificarse por los bajos precios del crudo.

Bajo este escenario podría haber presiones sobre el tipo de cambio que haría necesario elevar la tasa de referencia, que a su vez tendría un costo para la demanda agregada.

Los economistas esperan una desaceleracion de la economía en el segundo trimestre, afectado por un menor dinamismo del sector industrial y de servicios.