Economía

PIB de estados del bajío, con el mayor crecimiento en una década

Aguascalientes, Querétaro y Guanajuato rompieron sus propios estándares con avances en su actividad económica no vistos en varios años, según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía .
Thamara Martínez
04 diciembre 2015 9:52 Última actualización 04 diciembre 2015 9:52
peso mexico

(Bloomberg)

Aguascalientes, Querétaro y Guanajuato son las tres entidades cuyo Producto Interno Bruto (PIB) en 2014 se incrementó en mayor cuantía. Estos tres estados de la región bajío del país rompieron sus propios estándares con avances en su actividad económica no vistos en varios años.

Con un crecimiento de 11.3 por ciento, la economía de Aguascalientes fue la que describió el mayor incremento durante el año pasado. Con ello la actividad económica del estado observó su más destacado aumento en una década, al tiempo que el dato de 2014 se ubicó 2.6 puntos porcentuales por encima de su máximo previo, el alza de 8.6 por ciento que apuntara en 2007.

La economía de Querétaro no se quedó atrás, ya que registró un crecimiento de 7.8 por ciento en el producto generado por el estado, dato no visto por la región queretana también desde 2004. Entre tanto, Guanajuato creció durante el año pasado 6.6 por ciento, que figura como su mejor desempeño en ocho años.

En este orden, los estados de Michoacán, Guerrero y Colima continuaron la lista de las entidades con mayores alzas en PIB por entidad federativa, reportado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

No obstante al completar el panorama de la zona bajío, se observa que San Luis Potosí, a diferencia de sus vecinos, moderó su crecimiento económico con alza de 1.7 por ciento al cierre del año, que sin embargo enmarca una cierta mejora luego del marginal crecimiento de 0.7 por ciento que mostrara en 2013.

En el lado opuesto de la tabla, Campeche y Baja California Sur apuntaron bajas en su PIB, al caer 3.2 y 2.0 por ciento, respectivamente. Que en el último caso, representa la primera contracción de la actividad económica del estado de la península desde la crisis económica en 2009.