Economía

PIB crece más de lo que reporta INEGI: analistas

El avance tecnológico y la exclusión de la informalidad son factores que podrían incrementar el porcentaje de 2.2 por ciento del PIB mexicano reportado por el Inegi en el segundo trimestre del año, señalan analistas, quienes coinciden en que se deben revaluar los métodos de mediciones. 
Daniel Villegas
23 agosto 2015 23:41 Última actualización 24 agosto 2015 5:5
DF

El PIB del país podría ser mayor al estimado por el Inegi, coinciden analistas. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El crecimiento económico de 2.2 por ciento para el segundo trimestre que reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) podría ser mayor, pues no considera algunos factores como el avance tecnológico, la inflexibilidad en la forma en que se mide la inflación y porque no incorpora elementos de algunas actividades como las informales.

A 81 años de que inició la medición de la economía, expertos consideran que se debe de revaluar la forma en que se hacen las estimaciones.

“Quiero afirmar categóricamente que hemos subestimado estadísticamente de manera dramática el crecimiento económico y es por varias razones metodológicas, entre las que se incluyen que no tomamos en cuenta el cambio en la calidad de los artículos, no cambiamos con frecuencia la canasta del índice de precios”, comentó recientemente Arturo Fernández, rector del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Señaló que en Estados Unidos el problema fue intervenido por la Comisión Boskin en 1996, misma que al final encontró que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) real estadounidense estaba subestimado entre 1 y 2 por ciento al año, debido al efecto que tienen en los precios los avances tecnológicos.

FOCOS
-La sobreestimación. El que haya una inflación baja sin precedentes no debe de ser motivo para dejar de pensar que hasta cierto punto está sobreestimada, según expertos.

-Las decisiones. Un PIB subestimado tendría un impacto en las expectativas de consumo e inversión.

-Varían precios. Los precios de las computadoras se han reducido en 30.5% en 13 años, mientras que el índice inflacionario aumentó 68% en el periodo.

-La aportación. La fabricación de equipo de cómputo aportó 97 mil 773 millones de pesos al PIB en los primeros 6 meses del año, 0.05 puntos del total.


INFLUYE PRODUCTIVIDAD Y CALIDAD
Recientes estudios de Goldman Sachs apuntaron a que las mejoras en la productividad, en la calidad de los productos y en los precios, como efecto de un avance tecnológico podría subestimar el crecimiento del PIB real en aproximadamente 0.7 y 1 por ciento.

Jan Hatzius, economista en jefe de Goldman Sachs, ejemplificó el problema: “Todo el mundo puede ver las computadoras, pero no las estadísticas de la productividad de las mismas”.

“La inflación realmente mide cuántos beneficios puede dar una moneda, a través de la adquisición de bienes, a un consumidor a través del tiempo”, señaló Hatzius en un reporte.

En este sentido, la incorporación de la economía digital así como el software y los avances tecnológicos en el índice de precios es todo un reto para los estadistas.

Gabriel Casillas, economista en jefe de Banorte, explicó que es difícil medir la productividad de un avance tecnológico.

Indicó el caso del envío de las cartas y un correo electrónico como elementos para medir la productividad. “Antes cuando se tenía que enviar un correo se necesitaban una serie de mercancías como sobres, tinta, transporte etc., con ello, el valor agregado que generaba era muy grande. Ahora se manda un email y es mucho más productivo, pero pareciera que todo ese valor que existía antes no se incorpora”, dijo Casillas.

Al no incorporar de manera más rápida los productos con mayor demanda se está generando una subestimación del crecimiento económico, señaló Ramiro Tovar, catedrático del ITAM.

“El efecto de la inflexibilidad actual podría estar elevando la inflación en más de 1 por ciento, lo cual reduce la tasa real de crecimiento del PIB”, mencionó.

DATOS DESFASADOS
Tovar explicó que el INEGI cuenta con ponderadores para la inflación desfasados y parece que no se considera al consumidor como racional, que puede elegir mejores precios y mercancías.

“Y este desfase puede estar acelerándose a un ritmo similar al de los avances tecnológicos, pues se pueden obtener productos de mejor calidad, más duraderos a mejores precios, eso sin añadir los productos innovadores de reciente creación”, mencionó.

Además, las telecomunicaciones no están contempladas en la medición tradicional del PIB, lo que también genera que no se cobren impuestos en algunos servicios, indicaron expertos.

Ernesto Piedras, director general de CIU Consultores, dijo que las telecomunicaciones están subestimadas en el sistema de cuentas nacionales. “La sociedad actual se apoya fuertemente de este tipo de servicios para realizar sus actividades y este sistema (medición del PIB) data del siglo pasado, donde no se contemplaban estas figuras, por lo que podríamos decir que básicamente están subestimadas”.

La misma Secretaría de Hacienda no sabe cómo incorporar muchos servicios nuevos. Por ejemplo no sabe a quién cobrar impuestos por la compra de una tarjeta de iTunes, por lo que se puede decir que además se genera una merma fiscal, señaló Piedras.

El mundo era muy fácil cuando había cassettes, pues se contaba cuántos se producían y vendían y se incorporaba al PIB, pero ahora no se sabe cómo hacerlo con servicios de streaming y cuanto valor generan. Agregó que la llamada economía ‘sombra’, en la que participan elementos de actividad económica informal y otras actividades que no se toman en cuenta, también representa una parte importante del total de la economía.

“La incorporación de la tecnología en la estadística es un problema global que no se ha podido resolver puntualmente”, señaló Casillas.
El director de análisis económico en Banorte puntualizó que también el año base con que actualmente se calcula el PIB está generando rezagos, pues sectores como el industrial están siendo muy subestimados.

“Cada semana tenemos noticias de que a una industria le va muy bien y eso no se ve reflejado en los cálculos”, dijo.

Haz clic en la imagen para ampliarla

La tecnología avanza a pasos agigantados, por lo que las formas tradicionales de medir su impacto pueden quedar obsoletas rápidamente.