Economía

Petróleo más barato neutraliza al oro como protección contra inflación

Si bien el oro en lingote tuvo en noviembre un repunte de
un mínimo en cuatro años, su atractivo como activo alternativo
se desvanece; firmas como Goldam Sachs han reiterado sus perspectivas a la baja para los precios de este metal.
Bloomberg
26 diciembre 2014 16:37 Última actualización 27 diciembre 2014 5:5
oro

Firmas como Goldman Sachs han revisado las perspectivas del oro a la baja. (Bloomberg)

El oro, máxima protección contra la inflación, no está resultando demasiado útil a los inversores en este momento. El petróleo viene en caída libre en el mercado bajista que comenzó en junio, encabezando la regresión más prolongada de las mercancías en al menos una generación.

Este derrumbe significa que en lugar del aumento de los precios al consumidor que los compradores de oro esperaron durante gran parte del último decenio, Estados Unidos “se desinfla”, según Bill Gross, que en un tiempo manejó el fondo en bonos más grande del mundo.

Un indicador de las expectativas inflacionarias que hace un seguimiento atento del oro se encamina a su mayor caída anual desde la recesión de 2008. Si bien el mes pasado el oro en lingote repuntó de un mínimo en cuatro años, Goldman Sachs Group Inc. y Societe Generale SA reiteraron sus perspectivas a la baja para los precios. El atractivo del metal como activo alternativo está desvaneciéndose en tanto el dólar y los títulos estadounidenses se recuperan, y la Reserva Federal está más cerca de elevar las tasas de interés para evitar que la economía se recaliente.


“Olvídese de la inflación –ahora de lo único que se habla es de deflación”, dijo el 16 de diciembre Peter Jankovskis, que colabora en la gestión de mil 900 millones de dólares como codirector de inversiones en OakBrook Investments LLC, con sede en Lisle, Illinois.

“Obviamente, los precios del petróleo en baja están sumando presiones deflacionarias. Podemos llegar a ver un aumento de la tasa el año próximo, y podríamos ver al oro bajo presión en tanto el dólar sigue subiendo”. Aunque no ha habido prácticamente inflación, o muy poca, en los últimos seis años, los inversores esperaban una aceleración después de que la Fed rebajó las tasas de interés hasta cero por ciento en 2008 para reactivar el crecimiento.

Esas expectativas, seguidas por una tasa de equilibrio a cinco años del Tesoro estadounidense, ayudaron a impulsar la demanda y los precios del oro, que aumentó hasta un récord de mil 923.70 millones de dólares la onza en 2011.

MENOR ATRACTIVO

Ahora, las perspectivas de inflación se desmoronan, debilitando una razón clave para tener el metal precioso. Los futuros del petróleo crudo en Nueva York se desplomaron 44 centavos este año, cayendo por debajo de 54 dólares el barril la semana pasada, en tanto la producción mundial aumentó.

La tasa de equilibrio a cinco años está un 33 por ciento más abajo este año, el nivel más alto desde 2008. En noviembre, el costo de vida cayó 0.3 por ciento, el nivel más alto desde diciembre de 2008, muestran datos gubernamentales, y los economistas encuestados por Bloomberg predicen que el aumento anual en los precios al consumidor bajará desde aproximadamente 1.7 por ciento este año hasta 1.5 por ciento en 2015.

La energía más barata significa que no hay signos de que la inflación se acercará a la meta de 2 por ciento de la Fed, dijo el 12 de diciembre Gross, que antes manejaba el fondo en bonos más grande del mundo en Pacific Investment Management Co. antes de incorporarse a Janus Capital Group Inc. en septiembre.