Economía

Pesimismo vuelve
a manifestarse entre
los consumidores

El índice de confianza del consumidor registró una caída en julio luego de cinco meses a la alza; el desempeño futuro del PIB fue
el componente que registró la percepción más negativa.
Tlaloc Puga
06 agosto 2014 0:33 Última actualización 06 agosto 2014 5:0
Mercado

Confianza del consumidor cayó después de cinco meses a la alza. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- El pesimismo en los consumidores mexicanos volvió a surgir al arranque del segundo semestre, en un ambiente en el que impera la debilidad del mercado interno, aunado a la incertidumbre en torno al proceso de aprobación de las leyes secundarias de la reforma energética, entre otros factores.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el índice que mide esta variable se posicionó en las 88.1 unidades en julio, lo que implicó un retroceso 2.5 por ciento con relación a junio, rompiendo una racha de cinco meses de incrementos, sobre datos ajustados por estacionalidad.

Al interior del indicador se observó una caída generalizada en sus componentes, sobresaliendo el relacionado con la percepción sobre el desempeño de la economía nacional a un año, que cayó 4.1 por ciento mensual, su desplome más pronunciado en los últimos ocho meses.


El desánimo de los consumidores sobre la situación actual de los hogares también resaltó, al caer 3.9 por ciento mensual, su segundo descenso consecutivo y el más acentuado desde agosto de 2009.

SUMA DIEZ CAÍDAS

Respecto de julio de 2013, el indicador de confianza disminuyó 7.6 por ciento y se situó en 90.5 puntos, su décimo retroceso al hilo y el mayor desde febrero pasado, esto fue resultado también de un desplome en todos los subíndices.

En esta comparación destacó igualmente el derrumbe de 12 por ciento anual en la expectativa futura del país, que acumuló 14 caídas y además fue su mayor desplome desde marzo pasado.

Al respecto, Carlos Ugalde, analista de Signum Research, expuso que México realmente no ha experimentado un consumo interno fuerte, pues existe aún pesimismo por parte del consumidor para incrementar su nivel de apalancamiento financiero y así elevar su disponibilidad para gastar. “Se puede hablar mucho de la inversión que vendrá al país, pero es todavía incierto el panorama para el consumo interno en México”.

Consideró que si bien el impacto de la reforma fiscal fue “de una sola vez”, los mayores impuestos que trajo consigo vinieron a profundizar más el rezago que traía el consumo interno y además generó que la recuperación del índice se prolongara.

Por su parte, Alejandro Cervantes, economista senior de Banorte-Ixe, consideró que los resultados estarían sugiriendo una percepción negativa de los consumidores en torno al proceso de aprobación de las leyes secundarias de la reforma energética.

Lo anterior, dijo, porque a los consumidores todavía no les queda claro las ventajas que derivarán de dicha aprobación. Sin embargo, sostuvo que la reducción estuvo influenciada por la subida en los precios al consumidor, así como el cambio tradicional que cada tres meses realiza el INEGI en su muestreo.

PERCEPCIÓN DE LOS PRODUCTORES

Los sondeos del INEGI revelaron también que continúa el pesimismo de los directivos empresariales sobre los pedidos manufactureros, pues el indicador que mide esta percepción se ubicó en 51.6 puntos en julio, que representó un descenso de 0.3 por ciento frente al mes anterior y fue su tercero al hilo, sobre datos ajustados por estacionalidad.