Economía

Peña designa a Díaz de León como relevo de Carstens en Banxico

El presidente Enrique Peña Nieto designó al actual subgobernador como nuevo jefe del Banco Central. Su mandato durará hasta el último día de 2021.
Redacción
28 noviembre 2017 16:45 Última actualización 28 noviembre 2017 18:0
diaz

(Especial)

El presidente Enrique Peña Nieto designó este martes a Alejandro Díaz de León como gobernador del Banco de México, en sustitución de Agustín Carstens.

Díaz de León ocupará el cargo a partir del 1 de diciembre, un día después de que deje el Banco Central Carstens, quien se irá a dirigir el Banco de Pagos Internacionales.​ Su mandato concluirá el 31 de diciembre de 2021.

​Alejandro Díaz de León es actualmente subgobernador del Banco de México, cargo que ocupa desde el 1 de enero de este año, tras su nominación por parte del presidente Peña y la aprobación por la Cámara de Senadores como miembro de la Junta de Gobierno.

Al ser ya subgobernador de la institución no requiere ser ratificado por el Senado para ser gobernador.

Díaz de León es licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene una maestría en Administración Pública y Privada por la Escuela de Administración de la Universidad de Yale.

Ha ocupado diversos cargos dentro del Banco de México (de 1991 a 2007), así como en el Fondo Nacional de Pensiones de los Trabajadores al Servicio del Estado (PENSIONISSSTE) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y Bancomext.

Carstens anunció su partida en diciembre del 2016, antes de acordarse una prórroga de cinco meses a su estadía en el autónomo banco debido a la incertidumbre causada en México por la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos.

Las amenazas de Trump de abandonar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) llevaron al peso a mínimos históricos y aumentaron la presión sobre el Banco Central para elevar las tasas a un máximo de ocho años.

Banxico ayudó a reducir la inflación de dos dígitos en la década de 1990 a un mínimo histórico de 2.13 por ciento a fines de 2015. Pero la depreciación del peso y la eliminación de subsidios a la gasolina en enero llevaron la inflación por encima del 6 por ciento en 2017, un máximo de 16 años.

Uno de los primeros retos de Díaz de León será justo que el Banco Central logre que la inflación regrese en los próximos meses a su objetivo de 3 por ciento +/- un punto porcentual.