Economía

Pemex sanearía las finanzas de Hidalgo

La cancelación de la Refinería Bicentenario se convirtió en una carga financiera para Hidalgo por no generar empleo ni detonar crecimiento, por lo que al asumir Pemex la deuda contraída por la entidad con esa obra, la petrolera contribuirá a mejorar el perfil crediticio de ésta.
Sergio Meana
11 septiembre 2015 0:5 Última actualización 11 septiembre 2015 5:5
Refinería Bicentenario

Así luce la obra de la Refinería Bicentenario en Hidalgo. (Alejandro Meléndez)

CIUDAD DE MÉXICO.- Al asumir la deuda en la que incurrió Hidalgo por la compra de los terrenos de la fallida refinería Bicentenario, Pemex contribuirá a mejorar el perfil crediticio de la entidad, reconocieron fuentes.

Francisco Uriostegui, analista de Moody’s para Hidalgo, señaló que desde la perspectiva del estado es una señal positiva de un buen manejo de riesgos.

“En el momento en que se cancela el proyecto esto se convierte en una carga financiera para el estado porque no va a generar ni el crecimiento esperado, ni los empleos que se esperaba por lo que el eliminar esa deuda es positivo”, dijo.

Fluvio Ruíz Alarcón, consejero independiente de Pemex Petroquímica, dijo que el tema sí merece ser reanalizado dado que fue el estado de Hidalgo el que corrió el riesgo de comprar el terreno.

FOCOS
-De la fallida Refinería Bicentenario en Hidalgo, quedó un pasivo por mil 426 mdp por la compra de los terrenos para su construcción, mismos que cubrirá Pemex.

- En su Quinto Informe de Gobierno, el mandatario estatal Francisco Olvera destacó que logró que Pemex asumiera el crédito por los predios de la refinería

- Originalmente, cuando se dio a conocer, se preveía que la refinería detonaría inversiones por más de 12 mil millones de dólares.


“Es un tema que merece ser reanalizado porque al final de cuentas fue el estado de Hidalgo el que realizó todo un mecanismo, de cierta forma fue un riesgo que tomó el estado”, declaró Ruíz, quien añadió que lo positivo de esta “compra forzada” es que la petrolera adquiere un bien que pudiera ser usado.

“Esto abre la puerta para que en un futuro, cuando sea económicamente viable otro tipo de instalación se pueda construir”, dijo Ruíz.

Miriam Grunstein, profesora investigadora de la Universidad Autónoma de Nuevo León, coincidió en que Hidalgo tuvo su parte de responsabilidad, pero a causa de una lamentable política del Gobierno del expresidente Felipe Calderón Hinojosa.

En cuanto a la parte legal del crédito señaló que en el caso de Pemex no se utilizan garantías pues tiene bienes públicos.

Los detalles del crédito que ahora pagará Pemex en lugar del gobierno de Hidalgo establecen que a junio de 2015 hay un saldo irresoluto de mil 426 millones de pesos con una tasa de interés TIIE 28 más 0.90 puntos base, con vencimiento el 31 de enero del 2027, de acuerdo con un reporte de Moody’s.

La razón de que Hidalgo traspasara el crédito -además del incumplimiento por no construir la refinería que se prometió- es también que Pemex tiene mucho mayor capacidad de pago que la entidad, reveló el senador David Penchyna Grub.

“Lo cierto es que Pemex tiene mayor capacidad de fondeo de recursos que un Gobierno estatal y más un gobierno del tamaño de nuestro estado”, afirmó el legislador por Hidalgo.

Dado que la deuda de Pemex en el corto plazo asciende a 168 mil 098 millones de pesos y la de largo plazo a un billón 163 mil 208 millones de pesos, un crédito extra de mil 500 millones de pesos no será significativo para cambiar la calificación de S&P, anticipó su analista Fabiola Ortiz.