Economía

Pemex debe acelerar su transformación: Lozoya

La paraestatal enfrenta retos importantes en aspectos como
su administración y dirección, así como en la creación de una cultura de alto desempeño enfocada a la productividad, así lo aseguró su titular, Emilio Lozoya.
Sergio Meana
22 abril 2014 23:35 Última actualización 23 abril 2014 5:0
Etiquetas
Pemex

Pemex, ante nuevos retos en los próximos dos años. (Braulio Tenorio)

CIUDAD DE MÉXICO.- Cambios en la cultura, en la forma de compensar a sus empleados, en la administración, en la dirección, y hasta en los cuatro organismos subsidiarios que conforman a Petróleos Mexicanos (Pemex) son parte de los retos a los que será sometida la paraestatal, tanto por mandato constitucional como por la visión que Emilio Lozoya Austin, director general, tiene para el futuro de la empresa.

Constitucionalmente el mandato que ha sido impuesto a Pemex es convertirse en una empresa productiva del Estado en un lapso no mayor a dos años luego de la promulgación del 20 de diciembre, por lo que de los 24 meses originalmente otorgados para la transformación hoy ya se han ido cinco.

En este periodo, el único cambio notable que ha comunicado la paraestatal es la creación de la Dirección Corporativa de Procura y Abastecimiento (DCPA), unidad que pretendía consolidar todas las compras de Pemex en una sola oficina y cuyos ahorros se proyectaron en 15 mil millones de pesos.

El mensaje principal de la Expo Foro Pemex que se lleva a cabo del 22 al 24 de abril es la transformación.

Tanto el eslogan del evento: “Nos estamos transformando”, como la conferencia magistral de Lozoya Austin van en ese sentido, pero, ¿Cuáles son los principales retos de una empresa involucrada en cuatro casos de corrupción este año, con 160 mil empleados que entrará a competir por primera vez luego de 75 años?

En palabras de su director se trata de cambiar toda una cultura. Los ascensos se darán por méritos igual que los bonos económicos.

“Tenemos que crear una cultura de alto desempeño, una cultura enfocada en la productividad, para ello estamos trabajando en un sistema basado en la gestión de capital humano que dará ascensos y bonos de acuerdo con el desempeño de los trabajadores para poder sortear este cuello de botella que tiene Pemex”, anunció Lozoya, quien fue nombrado ayer “Ejecutivo Petrolero del Año” por la firma Energy Intelligence.

Administrativamente la transformación también implicará grandes retos y cambios pues ahora Pemex será manejada a través de un sistema de gestión de procesos.

En vez de tener distintas unidades financieras, de capital humano o de sistemas, por mencionar algunas de las funciones que están duplicadas en cada una de las subsidiarias de Pemex, se tendrá una sola oficina para toda la paraestatal.

Luis Felipe Luna Cárdenas, director corporativo de Tecnologías de la Información y Procesos de Negocio, es quien está a cargo de todo el proceso de transformación.

“Dentro de esta vertiente del nuevo modelo operativo está la transformación de la estructura de Petróleos Mexicanos que implicará la eliminación de duplicidades para reducir costos, y un estímulo para nuestros directivos de entender la verdadera lógica de mercado”, señaló.

Estos procesos ayudarán en la consecución de dos metas concretas: garantizar la reposición de las reservas de hidrocarburos (que implica definir el nivel de producción máximo sostenible) y encontrar los mercados objetivos donde se podrá obtener mayor valor.

OPORTUNIDADES PARA TODOS

Lozoya Austin afirmó que Pemex tendrá que asociarse con las empresas líderes en cada ramo de la industria para poder competir de la mejor manera.

Si bien nombres como Shell, Exxon y BP son quienes cumplen con ese criterio para la explotación de hidrocarburos en aguas profundas, no son necesariamente las únicas que podrán asociarse con ella.

Carlos Roa Rodríguez, coordinador de asesores de Pemex, segundo en el organigrama de la paraestatal, detalló las oportunidades que se generarán tanto en gasoductos como en refinación y en petroquímica.

Entre algunas de las más concretas se encuentran la de una nueva estrategia para la comercialización de gasolina.“Entrarán nuevas marcas de gasolina al mercado por lo que perderemos mercado en esta industria”, dijo Roa Rodríguez.

Otras oportunidades que creará Pemex para competir de manera adecuada será la renovación de siete floteles que tienen una edad promedio de 30 años, así como de la flota menor de sus embarcaciones.

No sólo la industria de exploración y producción recibirá nuevos flujos de dinero, hay una oportunidad en el sector petroquímico para productos agronitrogenados en los que la paraestatal tiene un presupuesto de 475 millones de dólares sin un plazo definido, dijo. El diesel necesita reducir sus niveles de azufre con el proyecto UBA para el que están pensados tres mil millones de dólares.

“Queremos empresas que sean líderes en su sector, buenos socios, nacionales o extranjeros, no necesariamente queremos ser socios mayoritarios en algunos casos seremos socios minoritarios”, apuntó Roa Rodríguez.

GASTAN EN SU PROPIA SEGURIDAD

Por la principal función que debería proveer el Estado, los agremiados a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) pagan cerca de 8 mil millones de pesos al año en seguridad, afirmó su presidente Luis Fernando Zárate Rocha.

“Dentro del costo directo de un proyecto puede representar hasta el 1.5 por ciento de sobrecostos para nosotros tener nuestros propios elementos de seguridad, si se trata de 880 mil millones de pesos de la industria, del orden de 8 mil millones de pesos se van en seguridad”, explicó Zárate Rocha.

La inseguridad en la industria de la construcción ha atacado principalmente a la maquinaria más cara como los tractores, que tienen un valor de entre 500 mil y 600 mil dólares, mismos que son utilizados en zonas alejadas como montañas y sierras para construcción, lo que genera que sean proclives a robos.

“Nos ha afectado principalmente en el robo de equipo de tractores de maquinaria pesada, hemos establecido protocolos con la Secretaría de Seguridad para que escolten nuestros camiones con nuestros equipos. Sí ha mejorado y estamos en un proceso de poner GPS a nuestros equipos pero no es suficiente, nosotros con lo que nos hemos comprometido es denunciar”, reveló Zárate Rocha.

Dichos robos incrementan los costos pues las primas de aseguramiento se elevan.Otras afectaciones a esta industria se dan en el robo de almacenes en construcciones pues como no hay seguridad el cemento y la varilla son tomados por delincuentes.

Dijo además que la reforma energética es una gran oportunidad para las pequeñas y medianas empresas.Sólo en la zona petrolera hay un total de tres mil empresas afiliadas a la CMIC, las cuales ya están en capacitación.

Consulta la gráfica Los número de Pemex no mienten