Economía

Peligran 80 millones
de pensiones en AL, advierten BID y OCDE

El elevado número de trabajadores informales que no hacen aportaciones para su retiro y el envejecimiento de la población, serían dos factores por los que peligrarían las pensiones en la región, según un informe.
Redacción
20 abril 2015 14:50 Última actualización 20 abril 2015 15:19
Viudez

Sólo 45 de cada 100 trabajadores en América Latina y el Caribe aportan a un plan de retiro, advierte un informe del BID, OCDE y Banco Mundial. (Cuartoscuro/Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO.- Para 2050, entre 63 y 83 millones de personas podrían no recibir una pensión adecuada en América Latina y el Caribe debido a la falta de reformas y esfuerzos para aumentar el empleo y el acceso a educación de calidad, según un informe elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Banco Mundial.

El estudio, que ofrece indicadores comparativos de los modelos de pensiones de los 26 países de la región, señala que algunas amenazas por las que el gasto en pensiones podría incrementarse serían el envejecimiento de la población y “el elevado número de trabajadores en el sector informal que no hacen aportes para su pensión", lo que complicará la financiación de esos costes”.

“En la actualidad, sólo 45 de cada 100 trabajadores aportan a un plan de retiro, y este porcentaje apenas ha cambiado en las últimas décadas. Además de ser pocos, las contribuciones de estos trabajadores suelen ser demasiado irregulares para financiar unas prestaciones adecuadas. Para 2050, entre 63 y 83 millones de personas podrían no recibir una pensión adecuada en ausencia de reformas y de esfuerzos por aumentar el empleo en el sector formal, incluyendo el acceso a educación de calidad”, según el estudio.

El informe, titulado Panorama de las Pensiones: América Latina y el Caribe, señala que la tendencia más generalizada para solventar la brecha de personas que no cotizan a los sistemas de pensiones es ampliar las llamadas pensiones no contributivas o sociales.

“Estas ayudas del gobierno ayudan a disminuir la desigualdad y la pobreza, pero supondrán un reto fiscal a medida que la población envejezca y haya más solicitantes. Además ahora hay 8 personas en edad productiva por cada pensionista, pero se espera que, en 2050, la tasa disminuya a 2.5, cercano al promedio de 1.9 de la OCDE”, según el estudio.

En la presentación del análisis, “los gobiernos necesitan impulsar las oportunidades de empleo en el sector formal, particularmente para las mujeres, a fin de que más personas puedan construir futuros privilegios de pensión por derecho propio”, dijo el secretario general de la OCDE, Angel Gurría.