Economía

Pasivos serán deuda 
sólo si baja costo

El gobierno federal podría asumir parte de los pasivos de Pemex sólo si la paraestatal y su sindicato acuerden una reducción del valor de su deuda, indicó Luis Videgaray, secretario de Hacienda.
Marcela Ojeda
29 julio 2014 0:41 Última actualización 29 julio 2014 5:0
[El diario chileno dijo que la situación en Pemex está forzando cambios importantes. Cuartoscuro] 

Gobierno podría asumir pasivos de Pemex si la paraestatal acepta reforma. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- El monto del pasivo laboral de Pemex y CFE que podría convertirse en deuda pública estará limitado al monto en el que dichos pasivos bajen por efecto de la revisión que acuerden las empresas y sus sindicatos de los términos de los contratos colectivos, señaló el secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

Según el dictamen que será discutido próximamente en el pleno de la Cámara de Diputados, empresas y sindicatos tendrán un plazo de un año para alcanzar los acuerdos.

Esto significa que por cada peso en que Pemex y su sindicato de trabajadores disminuyan el valor de su deuda por pensiones y jubilaciones al acordar la asunción de tales pasivos laborales mediante una reforma a su sistema pensionario, el Gobierno Federal podría asumir otro peso, manifestó Videgaray.

Así, si Pemex y el sindicato negociaran una reforma a su sistema de pensiones de tal magnitud que permitiera reducir en 2 por ciento del PIB dicha deuda, el gobierno federal asumiría un monto equivalente a otro 2 por ciento, y con ello el pasivo laboral ya no equivaldría al 10, sino al 6 por ciento del PIB.

En entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, el titular de la SHCP precisó que las cifras del más reciente reporte actuarial de Pemex arroja que el pasivo laboral es de un billón 742 mil millones de pesos, y corresponde tanto a los ya jubilados, como a las pensiones que recibirán los trabajadores actuales y futuros.

Reiteró que la propuesta de algunos diputados de que el gobierno federal asuma una porción de esos pasivos, -con lo que se reconocería como deuda pública-, es una buena idea, no sólo para Pemex, sino para las finanzas públicas nacionales.

Sin embargo subrayó que esto estaría sujeto a que Pemex y el sindicato de trabajadores petroleros se pusieran de acuerdo para que en un plazo no mayor a un año logren una reforma pensionaria que cumpla con ciertas características, principalmente las siguientes:

Que los nuevos trabajadores tienen que migrar a un régimen de cuentas individuales, como el que tienen quienes cotizan en el ISSSTE o en el IMSS, y que la edad de retiro aumente incluso para los trabajadores en activo, considerando la realidad demográfica de México y de los trabajadores.

Manifestó que Pemex debe ser una empresa que compita exitosamente, para lo cual requiere contar con condiciones de competitividad, “y quitarle una parte del pasivo laboral es importante para esto”.

Añadió que para las finanzas públicas es importante que se reconozca que hoy la deuda pensionaria de Pemex ya es pública, “porque Pemex es una empresa 100 por ciento pública”.