Economía

Para la industria minera, lo peor aún está por venir

El bache en la industria minera supera por mucho el derrumbe de 49 por ciento de la industria petrolera y la tendencia a la declinación de los precios se prolonga, por lo que este año podría ser peor para el sector.
Bloomberg
11 febrero 2016 10:14 Última actualización 11 febrero 2016 12:18
 [En caso de aprobarse el impuesto de 7.5% sobre regalías mineras, GMéxico retirará inversión de 5,388 mdd del país / Bloomberg] 

[En caso de aprobarse el impuesto de 7.5% sobre regalías mineras, GMéxico retirará inversión de 5,388 mdd del país / Bloomberg]

Suele decirse que cuando se está en un hoyo hay que dejar de cavar. Es una enseñanza simple que sin duda ha ignorado la industria minera cuyo valor ha perdido más de 1.4 miles de millones de dólares debido a que cavó demasiados hoyos en todo el mundo. La caída de 73 por ciento en este sector respecto de un pico de 2011 supera por mucho el derrumbe de 49 por ciento en la industria petrolera en el mismo período.

Cuánto tardará el mundo en consumir los grandes inventarios de metales, carbón y mineral de hierro fue el tema central de debate del mayor cónclave de inversión del sector minero realizado esta semana en Ciudad del Cabo, al que asistieron más de seis mil altos ejecutivos, banqueros, operadores, analistas, compañías mineras y periodistas. Las siguientes son algunas de sus conclusiones.

LO PEOR ESTÁ POR VENIR

Este año podría ser el peor, dado que la tendencia a la declinación de los precios se prolonga, según el presidente ejecutivo de Anglo American, Mark Cutifani, que dice que su compañía debería estar mejor preparada “para el invierno que inevitablemente sucede al verano”.


El ejecutivo australiano reveló que, desde que entró en funciones hace 33 meses, los ingresos de la compañía habían caído un promedio de 350 millones de dólares por mes.

Rio Tinto Group también se prepara para un año difícil, y su presidente ejecutivo, Sam Walsh, pronosticó el jueves en Bloomberg Television que los problemas producto de la caída de las materias primas se extenderán a las grandes compañías. La empresa siguió los pasos de sus rivales y eliminó la política de aumento gradual de dividendos.

El sector se divide en dos: las compañías que ya tienen problemas y las que resistirán la caída y saldrán fortalecidas para el inicio del siguiente ciclo.

El máximo responsable ejecutivo de Vedanta Resources, Tom Albanese, vaciló en decir que se había tocado fondo. Al igual que sus pares, Vedanta se concentra en pagar sus deudas y se dedicará a “hacer eso y resistir”, dijo en una entrevista a Bloomberg Television,

:
Todas las notas ECONOMÍA
¿Te visitó el SAT? No te asustes, está haciendo más auditorías
Puedes hacer tu testamento en un 2x3 (y toca madera)
Eclipse solar da lección sobre precios de energía
Producción de gasolinas cae a niveles mínimos
4 de cada 10 mexicanos no pudo comprar una canasta básica completa
Cierran filas en defensa del TLCAN
Y hablando de amenazas... Fitch amenaza a EU con su calificación 'AAA'
Pemex realizará (por fin) mantenimiento mayor a refinería en Tamaulipas
Aunque Trump pierda 'punch', advierten que sigue siendo peligroso
Convertirnos en potencia mundial, objetivo del TLCAN: Hank González
CFE será el 'salvavidas' de empresas
40 petroleras 'le echan ojo' a Veracruz para proyectos energéticos
Pierde fuerza el escenario de ruptura de las negociaciones: CCE
Leche de soya, transporte escolar, y otros nuevos productos para medir la inflación
¿Qué pasaría si termina el TLCAN?
Amenazas de Trump ya no 'asustan' al peso
No dar por muerto el TLCAN, pide Economía
Cálculo de inflación tendrá nueva metodología en un año
Trump es menos fuerte de lo que pensábamos: Larry Summers
México planea 'bajarle' negocio a Venezuela si gobierno de Maduro cae
Discurso de Trump sobre TLCAN, una estrategia de negociación: Videgaray
Discurso de Trump es una 'carta' que Canadá ya sabía que iba a jugar
Ventas minoristas crecen en junio a su menor ritmo en 3 años
Propone INA bloque automotriz en TLCAN
Ventas de casas nuevas en EU caen a mínimo de siete meses