Economía

Consumo de hogares es el motor de la economía

El gasto privado en el país registró la mayor alza en cuatro años, a diferencia de la mayoría de los componentes de oferta y demanda en la economía mexicana, que presentaron desaceleración.
Thamara Martínez
21 marzo 2017 10:8 Última actualización 22 marzo 2017 5:5
Mujer con cartera

Mujer con cartera. (Bloomberg)

Durante el año pasado el consumo privado destacó entre los elementos de la oferta y demanda agregada como el componente de mayor fortaleza.

Con una expansión de 2.8 por ciento el gasto de los hogares enmarcó el crecimiento más alto desde 2012, un lapso de cuatro años.

Al cierre del año se registró una desaceleración en la mayoría de los componentes de la oferta y demanda global de la economía mexicana, a excepción del consumo privado, elemento que forma parte de la demanda.

Rafael Camarena, analista de Santander, explicó que lo que se puede observar a través de los datos de oferta y demanda revelados ayer por el Inegi, es la estructura de la economía por el lado de los componentes del gasto, no por sectores, sino más bien por quién realiza las erogaciones en la economía.

“El consumo privado creció 2.8 por ciento y llama la atención que fue el principal componente de contribución al crecimiento con una expansión por encima del total de la economía, y eso se debió a que el año pasado hubo condiciones favorables para el consumidor”, apuntó el especialista.

El consumo durante 2015 y 2016 estuvo apoyado por un menor nivel de inflación, el crecimiento del crédito al sector privado, niveles récord de remesas y una creación relativamente sostenida del mercado laboral, sostuvo James Salazar, subdirector de análisis económico de CIBanco.

“Esto siguió teniendo repercusiones positivas en el consumo privado sobre todo en la segunda mitad del año, por eso cerró 2016 siendo el principal motor de la actividad económica del país”, subrayó.

Según cifras del INEGI, el total de la oferta, igual a la demanda global de bienes y servicios, reportó un incremento al cierre del año de dos por ciento en términos acumulados, que apunta el crecimiento más bajo para esos rubros desde 2013.

economico


COMERCIO EXTERIOR PIERDE DINAMISMO


La expansión en la oferta y demanda agregada para 2016 es apenas la mitad del aumento que se registró en 2015, de 4.1 por ciento. Ello resulta de una pérdida de dinamismo entre la mayoría de los componentes, especialmente en la importación y exportación de bienes.

Al término del año, del lado de la demanda, las exportaciones de bienes y servicios mexicanos aumentaron 1.2 por ciento, en tanto que las importaciones —entre los componentes de la oferta—, avanzaron 1.1 por ciento en el año, en ambos casos el crecimiento más bajo desde 2009.

Del resto de los segmentos de la demanda global, la formación bruta de capital fijo concluyó el año con un alza marginal de 0.4 por ciento, mientras el consumo de gobierno observó una desaceleración con una variación de 1.1 por ciento; las tasas más bajas en tres años.

El último componente de la oferta, el Producto Interno Bruto (PIB), concluyó el año con un crecimiento de 2.3 por ciento, por debajo de la tasa de 2.6 por ciento del año previo.

No obstante, Camarena de Santander advirtió sobre una posible desaceleración del consumo y por ende del PIB para este año. “Estamos esperando un crecimiento del PIB de 1.7 por ciento, el consumo lo vemos creciendo 2.4 por ciento, es decir, se desacelera por el tema de la inflación y que las ganancias de los salarios reales van a ser mínimas e incluso nulas”, sostuvo.

Salazar apuntó que la expectativa es que el consumo de los hogares siga creciendo pero a una tasa menor que en 2016.

INVERSIÓN REGISTRA BAJO AVANCE

En el cuarto trimestre de 2016 la formación bruta de capital fijo observó un repunte en términos anuales, en el acumulado del año su crecimiento registró un avance de sólo 0.4 por ciento, su menor crecimiento en tres años.

Analistas coincidieron en que el factor de riesgo para la actividad económica durante 2017 será el desempeño de la formación bruta de capital fijo, especialmente el gasto realizado por el gobierno en infraestructura e ingeniería civil. No obstante, las perspectivas para la inversión privada también comienzan a deteriorarse, ante la incertidumbre y la falta de confianza.

Rafael Camarena, analista de Santander, precisó que lo que apoyará al PIB durante 2017 serán el consumo privado y las exportaciones, y refirió que lo va a restar es la inversión fija bruta del sector público amplio, que incluye todos los niveles, no sólo el gobierno federal, sino estados y municipios.

“En contra existe el dato de inversión del gobierno, se vio una contracción de la inversión pública muy importante que consideramos va a seguir en 2017, sobre todo por los temas de Pemex. Por el otro lado, el gobierno estará más restringido en términos de gasto, todo porque busca alcanzar la meta del superávit primario”, advirtió Camarena.

Otro factor que ha mermado y continuará limitando la inversión productiva en el país, es la incertidumbre en torno a los planes económicos del presidente de EU Donald Trump. James Salazar, subdirector de análisis económico de CiBanco puntualizó que al ante la mayor incertidumbre probablemente habrá menor inversión durante la primera mitad del año.

: