Economía

Proponen políticas sectoriales para activar
la economía

Especialistas señalan que para detonar el crecimiento del país son necesarias una política industrial, más incentivos a inversiones, crédito y formalidad, así como esquemas de políticas públicas
de mediano y largo plazos.
D. Patiño/D. Elías/Y. Torres/A. Hernández/H. Chávez/L. Hernández
28 mayo 2014 23:43 Última actualización 29 mayo 2014 5:0
Qué hacer para crecer
industria

México debe reforzar su política industrial para crecer. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Para que los sectores contribuyan al desarrollo nacional, es necesario un sistema de estímulos, opinaron especialistas. 

Mientras que los sectores primario y secundario apenas han avanzado, con aumentos de sólo 3.2 y 2.9 por ciento, cada uno, entre 2008 y el primer trimestre de 2014; el de servicios ha logrado un despegue de 15 por ciento en el periodo.

SECTOR SECUNDARIO

La contribución del Producto Interno Bruto (PIB) secundario representa 34.4 por ciento; pero, su preponderancia en el PIB total se ha moderado en últimos años, al reducirse desde el 35.6 por ciento con que participaba en 2008.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), consideró que la ausencia de una política industrial desde hace más de 20 años, ha roto las cadenas de suministro de las empresas instaladas en el país, generando la pérdida de oportunidades para nuevas inversiones que detonen el crecimiento económico.

Para garantizar el desarrollo de proveedores nacionales, añadió, debe fomentarse el talento de las personas y la innovación tecnológica, la cual requiere financiamiento.

Emilio Cadena, presidente del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora Manufacturera de Exportación (Index), dijo que contar con proveedores, nacionales o extranjeros instalados en el país, daría a la industria mayor flexibilidad y rapidez para responder a las necesidades del mercado, generando ahorros por logística y transporte.

Dijo que también se debe trabajar en la capacitación de personal, principalmente a nivel técnico, enfocada a los sectores de mediano y bajo volumen de producción como el automotor, línea blanca, aeroespacial, de dispositivos médicos y electrónicos; también para la industria del petróleo, con la aprobación de la reforma energética.

Jorge Canavati, consultor, refirió que es vital diversificar el comercio exterior de México, para no depender totalmente de la situación económica y política en Estados Unidos.

Luis Zárate Rocha, presidente de la Cámara Mexicana de la industria de la Construcción (CMIC), urgió a que se aceleren los procesos de licitación pues “si bien ya se aprobó un monto importante en obra, se deben simplificar los procesos de licitación y reducir tiempos para acelerar el gasto de los proyectos asignados”.

SECTOR PRIMARIO

Este sector ha registrado alzas importantes en los últimos trimestres; pero su participación en el PIB total es menor a 5 por ciento del total.
Luis Fernando Haro, director del Consejo Nacional Agropecuario, reconoció en el sector agroalimentario un importante potencial que se debe estimular, con un redireccionamiento de los programas productivos, estímulos fiscales que detonen inversiones en el sector y un modelo de política pública de mediano y largo plazos.

Juan Carlos Anaya, director del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas, destacó que para detonar este crecimiento se requieren programas de infraestructura de riego, tecnificación, uso de semillas mejoradas, impulsar el sur-sureste y programas de financiamiento con tasas preferenciales.

SECTOR TERCIARIO

Este sector juega un papel importante en el PIB nacional, con más de 60 por ciento del total. Pero, la escasa productividad del sector limita un crecimiento económico superior y duradero.

Manuel Herrera, de Standard & Poor’s, dijo que las reformas deben estar acompañadas de medidas para aminorar la economía informal y expandir la disponibilidad del crédito como motor de fortalecimiento del mercado interno, para mejorar la productividad del sector y elevar la inversión.

Juan Musi, consultor financiero, dijo que para que el sector financiero crezca en el país, se requiere una mejor reforma fiscal que contemple más y mejores alicientes para fomentar la formalidad laboral, que promueva mejores condiciones de crédito, no grave las ganancias de las empresas que invierten en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y que amplíe la base de contribuyentes.

Asimismo, crear incentivos fiscales para fomentar el ahorro entre la población.